PUBLICIDAD

Descubren 15 genes relacionados con el riesgo de fractura ósea

Encuentran 15 variaciones en el genoma humano directamente relacionadas con las probabilidades de sufrir una fractura ósea, lo que permitiría crear tratamientos más eficaces contra la rotura de huesos.
Escrito por: Natalia Castejón

04/09/2018

Las fracturas óseas afectan cada año a más de nueve millones de personas en el mundo, un nuevo estudio ha encontrado 15 variaciones del genoma humano que podrían están relacionadas con ellas, y que podría ayudar a crear tratamientos más eficaces para evitar la rotura de huesos, especialmente en personas mayores.

La investigación, que ha sido publicada en el British Medical Journal, se ha llevado a cabo gracias al trabajo de investigadores de Europa, Asia oriental, Australia, Estados Unidos y Canadá, que ha contado con información sobre 185.057 casos de rotura de huesos y 377.201 controles del Consorcio de Factores Genéticos para la Osteoporosis (GEFOS).

Cuando los niveles estándares de la densidad mineral ósea varían aumenta un 55% el riesgo de sufrir una fractura ósea

El objetivo de los investigadores era usar la información genómica de otros factores de riesgo, como la artritis reumatoide, la diabetes o la vitamina D, para conocer el riesgo de sufrir una fractura ósea. Los resultados mostraron algunos de los mecanismos biológicos que provocan con más frecuencia la rotura de huesos.

La importancia de la densidad mineral ósea

En la segunda parte del estudio, llamada Aleatorización mendeliana, encontraron que los niveles de vitamina D y de calcio – derivado del consumo de productos lácteos– no determinaban de manera tan directa el riesgo de fractura ósea como se creía. Entonces, explican en la investigación, los factores genéticos que provocan una reducción de los niveles de vitamina D en el organismo no tienen la capacidad de aumentar el riesgo de fractura ósea, por lo que la recomendación generalizada de tomar suplementos de esta vitamina y mineral para proteger los huesos podría no ser efectiva.

Según Douglas P. Kiel, uno de los autores del estudio, el mayor riesgo clínico de fractura se debe a una mala densidad mineral ósea, pues una variación en sus niveles estándar puede provocar un aumento del 55% en el riesgo de fractura osteoporótica. Por ello, el Dr. José Antonio Riancho, uno de los participantes en la investigación, advierte de que es uno de los puntos importantes a tener en cuenta a medida que se van cumpliendo años, y para prevenir roturas de huesos es mejor adoptar estrategias dirigidas a aumentar la resistencia ósea, como llevar un estilo de vida saludable con dietas equilibradas y actividad física, que suplementar la dieta con calcio y vitamina D.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD