PUBLICIDAD

Diagnostican precozmente el alzhéimer en personas con síndrome de Down

Determinar en plasma los niveles de la proteína NfL, que indica la presencia de neurodegeneración, permite detectar el alzhéimer en las personas con síndrome de Down antes de que la enfermedad se manifieste.
Escrito por: Eva Salabert

04/09/2018

Diagnostican precozmente el alzhéimer en personas con síndrome de Down

La proteína NfL (cadena ligera de neurofilamentos) actúa como un biomarcador de la enfermedad de Alzheimer (EA) y del deterioro cognitivo leve (DCL) en personas con síndrome de Down, antes de que se presenten los primeros síntomas de estas patologías, según han descubierto investigadores de la Unidad de Memoria del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona.

Ya se sabía que el hecho de que la NfL estuviese alterada era un signo de que existía neurodegeración, un proceso que aparece no solo en el alzhéimer, sino también en otras patologías neurodegenerativas como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), la atrofia muscular infantil o la esclerosis múltiple, pero en el nuevo estudio, que se ha publicado en The Lancet Neurology, se ha demostrado por primera vez que un nivel aumentado de esta proteína es una señal de DCL o alzhéimer prodrómico.

A los 40 años muchas personas con síndrome de Down presentan una significativa acumulación de amiloide en el cerebro y muestran signos de deterioro cognitivo

La NfL, sin embargo, era difícil de detectar y cuantificar porque es una partícula muy pequeña, pero gracias a la tecnología Simoa (sigle molecule array) –capaz de detectar moléculas individuales–, ha sido posible hacerlo tanto en el líquido cefalorraquídeo (LCR) como en el plasma sanguíneo. Las proteínas amiloide y tau, cuya acumulación en el cerebro se considera una causa de alzhéimer, no se encuentran en el plasma, por lo que el hallazgo convierte a la NfL en un biomarcador con una sensibilidad y especificidad del 90% para determinar el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

En la investigación participaron 376 personas con síndrome de Down (282 estudiados con plasma y 94 con LCR), a las que se les realizaron test neuropsicológicos, resonancia magnética, PET de amiloide y estudios de proteínas tau, amiloide y NfL en plasma y LCR. Al comparar con el método Simoa las concentraciones de todas estas proteínas, se observó que era posible diferenciar a los individuos con Down que estaban empezando a desarrollar EA, de los que no.

Un diagnóstico que no se puede extrapolar a la población general

A pesar de que los hallazgos sugieren que se podría diagnosticar precozmente el alzhéimer con una prueba accesible y económica, Rafael Blesa, director del Servicio de Neurología del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, y líder del estudio, ha advertido de que no se pueden extrapolar estos resultados a la población general.

La EA tiene una excepcional prevalencia en los afectados por síndrome de Down, y a los 40 años muchos ya suelen presentar una significativa acumulación de amiloide en el cerebro y a mostrar signos de deterioro cognitivo, mientras que a los 65 años entre el 80 y el 90% de estas personas ya tienen la enfermedad claramente establecida.

Por ello, señala Blesa, es muy importante poder diagnosticar la EA en estas personas cuando tienen 30-35 años, y aquellos a los que se detecten niveles elevados de NfL se convertirán en candidatos para participar en ensayos clínicos destinados a intentar frenar la enfermedad mediante fármacos, pautas dietéticas y modificación del estilo de vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD