El 40% de los casos de demencia se podrían prevenir o retrasar

Un informe de expertos señala que hasta el 40% de los casos de demencia se podrían prevenir o retrasar con un estilo de vida saludable y evitando factores de riesgo como la hipertensión, la contaminación, el alcohol o el tabaco.
Escrito por: Eva Salabert

31/07/2020

prevención de los casos de demencia o alzhéimer

Tener un estilo de vida saludable y evitar 12 factores de riesgo que son modificables permitiría prevenir o retrasar hasta el 40% de los casos de demencia, según revela una actualización de The Lancet Commision on dementia prevention, intervention and care, presentada en la Conferencia de la Asociación Internacional del Alzhéimer 2020.

Combinados, los tres nuevos factores de riesgo se han asociado con el 6% de todos los casos de demencia, de los que el 3% de los casos se atribuirían a traumatismos en la cabeza en la mediana edad, el 1% al abuso del alcohol (más de 21 unidades a la semana) en la mediana edad, y el 2% a la exposición al aire contaminado a edad avanzada.

Los factores de riesgo que se relacionan con la mayor proporción de casos de demencia son la falta de educación, la pérdida de audición en la mediana edad y el hábito de fumar

El resto de los factores de riesgo están asociado con el 34% de todos los casos de demencia, y los que se relacionan con la mayor proporción de casos en la población son la falta de educación en la infancia y juventud, la pérdida de audición en la mediana edad, y el hábito de fumar en la tercera edad, que constituyen un 7%, un 8% y un 5%, respectivamente.

El informe, que ha sido dirigido por 28 expertos internacionales en demencia, se basa en los 9 factores de riesgo identificados en la Lancet Commission de 2017, y proporciona un análisis de datos actualizado sobre las medidas que han mostrado mayor eficacia a la hora de prevenir las demencias. El nuevo informe insta a Gobiernos e individuos a esforzarse en la prevención de la demencia y diseñar estrategias políticas y cambios en el estilo de vida que ayuden a conseguirlo.

50 millones de personas viven con demencia

Actualmente, hay 50 millones de personas en todo el mundo que padecen demencia y se estima que en 2050 su número llegará a 152 millones, con un crecimiento especialmente significativo en los países de bajos y medianos ingresos, donde viven alrededor de dos terceras partes de las personas con demencia, una enfermedad que afecta tanto a los pacientes como a sus familias y a la economía, pues sus costes globales estimados ascienden a alrededor de un billón de dólares al año.

En algunos países, sin embargo, ha disminuido la proporción de personas mayores con demencia, probablemente gracias a las mejoras en educación, nutrición, asistencia sanitaria y cambios en el estilo de vida, lo que demuestra que es posible reducir los casos de demencia adoptando medidas de prevención.

En algunos países ha disminuido la proporción de mayores con demencia, gracias a las mejoras en educación, nutrición, asistencia sanitaria y cambios en el estilo de vida

El profesor Gill Livingston, del University College London (Reino Unido) afirma que los riesgos se pueden reducir creando entornos activos y saludables en las comunidades donde la actividad física se a la norma, la dieta saludable sea accesible para todos y se minimice el consumo de alcohol.

Para prevenir o retrasar la demencia, los autores del informe ofrecen nueve recomendaciones que deben ser tenidas en cuenta por los gobernantes y la población, y que son:

  • Prevenir la hipertensión: el objetivo es mantener una presión sanguínea de 130 mm Hg o menos en la mediana edad, a partir de los 40 años.
  • Proteger la salud de los oídos evitando exponerse a altos niveles de ruidos para evitar la pérdida de audición y, si esta se produce, utilizar un audífono.
  • Reducir la exposición al aire contaminado y al humo del tabaco.
  • Evitar los golpes en la cabeza, especialmente cuando se realicen actividades de riesgo.
  • Limitar el consumo de alcohol a menos de 21 unidades por semana.
  • Dejar de fumar y apoyar a otros para que abandonen este hábito.
  • Educación infantil: los niños deben estudiar al menos hasta el grado de secundaria.
  • Llevar una vida activa, incluso durante la tercera edad.
  • Evitar la obesidad y otros factores de riesgo para desarrollar diabetes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD