PUBLICIDAD

Logran sin modificaciones genéticas que ratones vivan más, y más sanos

Ratones diseñados para que nacieran con los telómeros de todas sus células más largos de lo normal viven un 13% más de lo habitual y tienen menos riesgo de sufrir cáncer, obesidad y otros problemas metabólicos.
Escrito por: Eva Salabert

18/10/2019

Ratón de laboratorio

El secreto para disfrutar de una larga vida, y además con buena salud, parece estar en tener unos telómeros –estructuras de ADN que se encuentran en los extremos de los cromosomas e intervienen en la división celular– más largos de lo normal, según han comprobado investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Estos científicos han creado los primeros ratones modificados en su etapa embrionaria para que nacieran con telómeros hiperlargos en todas sus células, y han comprobado que estos animales no solo son más longevos, sino que acumulan menos grasa en el cuerpo, sus niveles de colesterol son más bajos, presentan una mejor tolerancia a la glucosa y la insulina, tienen menos riesgo de desarrollar obesidad y cáncer, y su envejecimiento metabólico es menor.

Los ratones con telómeros hiperlargos no solo son más longevos, sino que acumulan menos grasa en el cuerpo y su envejecimiento metabólico es menor

La función de los telómeros es proteger la información genética que contiene el ADN, y a medida que las células se dividen, se acortan, por lo que la acumulación de telómeros cortos en las células constituye una de las principales características del envejecimiento y reduce la duración de la vida.

Prolongar la vida sin modificar los genes

Estudios anteriores del Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO habían demostrado que evitar que se acortasen los telómeros activando la telomerasa –una enzima que los alarga– prolongaba la longevidad sin efectos secundarios, y hasta ahora todas las técnicas que se han utilizado para influir en la longitud de los telómeros se han basado en modificar la expresión de los genes.

Sin embargo, en la nueva investigación, que se ha publicado en Nature Communications, se ha analizado a ratones que habían nacido con unos telómeros más largos de lo normal en todas sus células y en los que no se había producido ninguna alteración genética, y los resultados han demostrado la longevidad media de estos animales es un 13% mayor de lo habitual.

Es la primera vez que se observa una asociación evidente entre la longitud de los telómeros y el metabolismo, y abre la posibilidad de prolongar la vida sin modificar los genes del organismo, ya que el alargamiento de los telómeros se produce por una alteración de tipo epigenético, que modifica la actuación de los genes, pero no los altera en su esencia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD