PUBLICIDAD

Tomar una aspirina a diario no es beneficioso para los ancianos sanos

Las personas mayores de 70 años sanas que no padecen ninguna enfermedad cardiovascular no necesitan tomar una aspirina al día, ya que según confirma un estudio no previene los infartos ni el ictus.

21/09/2018

Hombre mayor tomando una aspirina

Foto de Freepik © pressfoto

Un nuevo estudio pone en entredicho una práctica muy extendida entre millones de personas mayores en todo el mundo: tomar una aspirina diaria con el objetivo de prevenir enfermedades cardiovasculares y otras patologías como accidentes cerebrovasculares. Lo cierto es que hasta la fecha no hay ningún estudio que demuestre algún beneficio en este sentido. De hecho, ingerir dosis bajas (100mg) de ácido acetilsalicílico todos los días no solo no es una buena práctica en ancianos sanas, sino que incluso puede aumentar el riesgo de hemorragias, según ha confirmado el estudio ASPREE (Aspirin in Reducing Events in the Elderly) que se ha llevado a cabo en EE.UU. y Australia.

En la investigación, publicada en The New England. Journal of Medicine y que comenzó en 2010, se estudiaron los datos de más de 19.114 personas de estos dos países, con un buen estado de salud, sin antecedentes de problemas cardíacos, demencia o discapacidad, mayores de 70 años. 9.525 participantes tomaron todos los días 100 mg de aspirina y 9.589 un placebo.

Los resultados demostraron que el grupo que tomó aspirina tuvo un mayor riesgo de muerte en comparación con el otro: el 5,9% de las personas medicadas frente al 5,2% de los que tomaban placebo. Según los resultados de ASPREE, tanto en las personas que ingirieron Aspirina como en las que tomaron placebo las tasas de enfermedad coronaria, infartos no mortales, accidente cerebrovascular isquémico fatal y no fatal fueron similares. 448 adultos que tomaron la aspirina experimentaron problemas cardiovasculares, en comparación con 474 personas que ingirieron el placebo. Es decir, el grupo de la aspirina no tuvo una especial protección cardiovascular.

Este estudio no se refiere a las persona que han sufrido un infarto cardiaco o un ictus, a los que sí que se les recomienda dosis bajas de aspirina todos los días

En cambio, sí que hubo algunas diferentes respecto al riesgo de hemorragia en el tracto gastrointestinal y en el cerebro. 361 de los integrantes del estudio que tomaron aspirina, y 265 que consumieron placebo tuvieron hemorragias que precisaron hospitalización o transfusión.

No obstante, hay que tener en cuenta que estos datos no se refieren a las personas que toman aspirina a causa de un paro cardiaco o un accidente cerebrovascular o ictus por consejo de su médico. En estos casos, sí que está recomendada y no deben abandonar esta medicación.

Estudiarán a fondo los efectos de la aspirina sobre el cáncer

A la aspirina también se le supone en ocasiones propiedades anticancerígenas, pero lo cierto es que todavía no se ha demostrado científicamente. Incluso en el estudio se descubrió un aumento en las muertes de cáncer en los participantes medicados. De los 1.052 participantes que murieron mientras se realizaba el estudio, un 3,1% de los que tomaban aspirina fallecieron de cáncer. Esa proporción en el grupo del placebo fue del 2,3%. Para confirmar o no este dato se ha puesto en marcha un análisis de todos los datos relacionados con el cáncer del estudio, por lo que los autores de la investigación creen que estas cifras deben interpretarse con precaución.

El estudio tampoco abordó los efectos de este medicamento en personas menores de 65 años, aunque unas recomendaciones del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE.UU. en 2015 señalaban que la Aspirina en bajas dosis en personas de 60 a 69 años no ofrece un beneficio significativo para prevenir el infarto cardiaco y el ictus. También concluía que no había pruebas suficientes para recomendar este fármaco para prevenir enfermedades cardiacas en personas menores de 50 años ni mayores de los 70 años.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD