PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Capgras
Uno de los trastornos mentales más desconcertantes que existe es el síndrome de Capgras, ya que quien lo sufre tiene la firme convicción de que un familiar cercano ha sido sustituido por un doble, un impostor.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Consejos para familiares de afectados por síndrome de Capgras

Actualmente se desconoce el origen del síndrome de Capgras, por lo que no es posible determinar una medicina preventiva que ayude a evitar su aparición, pero lo que sí podemos hacer es trabajar para reducir sus efectos disruptores en la vida familiar cuando aparezca, como separaciones o divorcios. Es por ello que en este trastorno es de vital importancia la actitud de los familiares más cercanos del afectado, tanto en la detención de los primeros síntomas del síndrome como en su papel en el apoyo al tratamiento que su ser querido ha de seguir.

Estas son algunas pautas y consejos para los familiares de los pacientes con síndrome de Capgras:

  • Si de forma repentina notas una actitud rara de un familiar cercano, especialmente si evita tener contacto físico con alguien querido, pregúntale lo que le pasa, ya que el rechazo es uno de los primeros síntomas de este síndrome.
  • Si te acusa de haber cambiado, o de no ser el mismo individuo, no trates de demostrarle que se equivoca, mejor busca ayuda de un neurólogo, que determine qué es lo que le pasa, y pueda confirmar si sufre éste u otro síndrome similar.
  • Una vez se tiene el diagnóstico de síndrome de Capgras, si tú eres la persona a la que confunde con un impostor y te rechaza o evita, trata de entender que esto forma parte de la enfermedad que padece, y que no es responsable de sus sentimientos. Intenta ser comprensivo con la situación a pesar de que pueda resultar doloroso.
  • Si tu familiar sufre alzhéimer, piensa que hasta en un tercio de los casos el síndrome de Capgras puede aparecer en los afectados por esta enfermedad, por lo que es conveniente estar preparado para comprender los cambios que puede sufrir el paciente con respecto a su mundo emocional en lo que a sus familiares se refiere.
  • Al producirse estos cambios de emotividad hacia uno de los miembros de la familia, hay que explicar bien lo que sucede al resto del entorno más cercano, especialmente a los menores, para que entiendan la situación y que no significa que los papás se lleven mal o que ya no se quieran, si no que es producto de una enfermedad que hay que tratar.

Actualizado: 30 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD