PUBLICIDAD

Mente y emociones
Síndrome de Capgras
Uno de los trastornos mentales más desconcertantes que existe es el síndrome de Capgras, ya que quien lo sufre tiene la firme convicción de que un familiar cercano ha sido sustituido por un doble, un impostor.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Síntomas del síndrome de Capgras

La ideación delirante de la sustitución por un doble es el síntoma más característico y definitorio del síndrome de Capgras, por el cual la persona tiene una firme convicción de que una persona próxima, con la que existe un fuerte vínculo emocional, ha sido sustituida por un impostor que es idéntico en todos los aspectos, pero a pesar de ello, quien lo sufre aprecia sutiles diferencias respecto al individuo original.

Por parte de los familiares y amigos, el síntomas más evidente de la enfermedad es el rechazo o la evitación de un familiar, con el que existe un estrecho lazo emocional. De hecho, algunos autores definen este trastorno como una pérdida de reconocimiento emocional, es decir, se conoce a quien se tiene delante, se le ve, se le recuerda, pero el vínculo emocional que les unía se ha olvidado, considerándole ahora como un extraño.

Todo ello va a desencadenar una serie de cambios familiares, como puede ser que la persona que sufre el síndrome de Capgras no quiera permanecer bajo el mismo techo que alguien a quién ahora considera como un desconocido, lo que en muchos casos desemboca en divorcios y separaciones, en caso de que el sustituido sea la pareja.

Además de estas manifestaciones, el síndrome de Capgras va a ir acompañado de otros síntomas:

  • Convicción delirante: es decir, que por muchas pruebas que trate de darle el familiar sobre su autenticidad, el afectado por Capgras va a seguir pensando lo mismo. Por supuesto no existen esas diferencias, ya que el esposo, mujer o hijo son los mismos, pero a pesar de lo cual, quien padece el síndrome de Capgras permanece con su convicción errónea de que su familiar ha sido sustituido por otra persona.
  • Graves problemas familiares o de pareja asociados al rechazo y la conducta de evitación por parte de quien sufre el síndrome hacia el doble, ya que llega a ser imposible la convivencia bajo el mismo techo debido al pavor que le provoca al afectado toda esta situación.
  • Normalidad con el resto de las personas: esta percepción delirante no es extensiva a otros sujetos con los que no mantiene un vínculo emocional, y ni siquiera va a afectar a todos los familiares, sólo a alguno de ellos, comportándose y relacionándose con todos los demás de forma natural, a excepción de con el impostor.
  • Este trastorno puede ir acompañado de ideas paranoides, por las que el trastornado piensa que el sustituto quiere perjudicarle, ideas que por otra parte ayudan a dar respuesta a la persona que sufre el síndrome de por qué ha sido reemplazado el familiar y para qué.
  • Creen que toda la persona ha sido cambiada, a pesar de que externamente su aspecto sea el mismo y que hable y se comporte de la misma forma, a diferencia de la prosopagnosia, un problema en el cual el afectado sufre una alteración en la percepción de los rostros humanos, siendo incapaz de distinguir entre rostros de personas conocidas frente a la de extraños, pudiendo identificar a sus familiares por otras características como la voz o la ropa que llevan.

Actualizado: 8 de Abril de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD