Los beneficios del reciclaje
Cuidar el medioambiente también repercute beneficiosamente en nuestra salud. Podemos contribuir a ello familiarizarnos con 'la regla de las 3 R': reducir, reciclar y reutilizar. Te enseñamos cómo hacerlo.

Los colores en el reciclaje

Actualizado: 7 de julio de 2020

Azul, verde y amarillo. Parece sencillo, pero a la hora de separar los residuos no todos tenemos claro qué va dentro de cada contenedor. La mejor manera de no equivocarse es, si nos lo permite el espacio, tener varios cubos de basura en casa para hacer la separación de manera previa. En este sentido, ya es posible encontrar bolsas de basura con los mismos colores que los de los contenedores, lo que nos facilita aún más la tarea.

Y es que cada residuo va en un contenedor determinado. Según su color la clasificación sería la siguiente:

  • Contenedor azul: para papel y cartón. Aquí pondremos revistas, periódicos, sobres, servilletas o cajas, pero no los tetrabriks. Es importante evitar que los papeles vayan manchados, por ejemplo, de grasa o que lleven cintas adhesivas, grapas o trozos de plástico.
  • Contenedor verde: este contenedor con forma de iglú está destinado única y exclusivamente al vidrio. Por ejemplo, botellas de vino u otros licores, frascos de perfume, tarros de vidrio para conservas, etcétera. No irán en él ni cristales, ni bombillas y tampoco espejos o cerámica. Siempre que nos sea posible, quitaremos de los botes las etiquetas, argollas y las tapas.
  • Contenedor amarillo: dentro de este cubo van tres tipos de envases. Por un lado, los tetrabriks (zumo, leche, caldo…). En segundo lugar, los envases metálicos, es decir, latas de conserva y de refresco, el papel de aluminio, etcétera. Y por último, los envases de plástico. Este último grupo engloba las botellas de agua, botes de suavizante, bolsas de la compra o las bandejas de corcho blanco, por citar algunos ejemplos. Nunca depositaremos en él sartenes, juguetes, electrodomésticos o cualquier otro artículo que no se ajuste a los descritos anteriormente.
  • Contenedor marrón o gris con tapa marrón: es el contenedor destinado a los residuos orgánicos y biodegradables de alimentos como cáscaras y pieles de frutas o verduras, restos de carnes y pescados, posos de café o bolsas de infusiones, cáscaras de frutos secos o legumbres. Además de pequeños restos vegetales de jardinería, pañuelos de papel, cartón o servilletas usadas o manchadas con aceite o grasa, corcho y serrín. 
  • Contenedor gris o gris con tapa naranja: es para el resto de residuos no orgánicos que no van en ningún otro contenedor y que no pueden reciclarse. Depositaremos en este cubo: juguetes inservibles, sartenes estropeadas, vajilla o cubiertos con defectos, cristal o cerámica (no vidrio que va en el verde), objetos de plástico o metal que no sean envases, chicles, chupetes, biberones, pañales, compresas, tampones, bastoncillos para los oídos, toallitas húmedas, hilo dental, mascarillas, guantes, tiritas, esparadrapo, vendas, gasas, algodón, arena de mascotas, pelo, polvo, colillas, cenizas, restos de chimenea, etc.

Creado: 11 de junio de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD