PUBLICIDAD

Embarazo
Incompetencia cervical
La incompetencia cervical es un problema que provoca que el cuello uterino se abra antes del término del embarazo originando un aborto espontáneo o un parto prematuro. Detectarlo a tiempo para tratarlo quirúrgicamente es vital para evitar riesgos.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

Diagnóstico y tratamiento de la incompetencia cervical

Diagnóstico de la incompetencia cervical

La incompetencia cervical o cuello uterino incompetente es un problema que por lo general no provoca síntomas en la mujer que lo sufre –aunque a veces puede causar manchado de sangre anormal o calambres en pelvis y parte baja del abdomen–, por tanto será el médico que siga su embarazo el que, en caso de presentar alguno de los factores de riesgo anteriormente mencionados procederá a la solicitud de algunas pruebas para confirmar o descartar su presencia.

Diagnóstico de la incompetencia cervical

Realizando ecografías transvaginales en el segundo trimestre del embarazo se puede detectar acortamiento o dilatación anormal del cuello uterino.

Es necesario un diagnóstico precoz de la incompetencia cervical para evitar la pérdida del bebé, ya que, en la mayoría de los casos, la mujer no sabe que padece esta anomalía hasta que se presenta un aborto o un parto prematuro, normalmente sin dolor ni contracciones previas.

Tratamiento de la incompetencia cervical

El tratamiento es quirúrgico, mediante un procedimiento denominado cerclaje cervical, que suele realizarse entre las semanas 12 y 14. Consiste en cerrar el cuello uterino con una sutura para evitar que se dilate antes de tiempo y conseguir que retenga al feto hasta el final del embarazo. Se recomienda a la embarazada guardar reposo o limitar su actividad física, así como abstenerse de mantener relaciones sexuales.

El cerclaje se retira antes del comienzo del parto, para evitar que las contracciones desgarren el cuello uterino.

Actualizado: 16 de Abril de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD