PUBLICIDAD

Mente y emociones
Fantasías sexuales
El tirón de las sombras de Grey ha abierto la puerta a que hablemos con menos pudor de nuestras fantasías sexuales. Descubre sus ventajas, las diferencias entre las de ellos y ellas, y cómo manejarlas adecuadamente.
Escrito por María Jiménez Albundio, Psicóloga y sexóloga clínica especialista en infertilidad

Tipos de fantasías sexuales

Tipos de fantasías sexuales

La sumisión o dominación sexual es una de las fantasías más de 'moda' actualmente.

Existen tantos tipos de fantasías sexuales cómo seamos capaces de inventar, por lo que realizar una clasificación universal de las mismas resultaría, cuanto menos, ardua tarea. Os ofrecemos en líneas generales algunas de las más famosas, pero si dejáis volar vuestra imaginación seguro que sois capaces de inventar mil y una historias… ¿A qué esperáis?

Fantasías sexuales con tu pareja: imaginar aquella vez que tanto disfrutasteis o aquellas experiencias que te gustaría vivir junto a ella recreando prácticas inusuales y novedosas que jamás habéis realizado.

Fantasías sexuales con otro compañero sexual: quizá la fantasía gire en torno a una persona diferente a tu compañero habitual, algún conocido o desconocido, alguna ex pareja o incluso algún famoso. ¡No te agobies, en ningún caso ello significa que seas infiel a tu pareja!

Fantasías sexuales con más de una persona: la sexualidad en grupo, habitualmente tríos. Sí, la eterna fantasía…

Homosexualidad: imaginar mantener relaciones homosexuales. Y no, ello no significa que tu orientación sexual haya cambiado.

Dominación: dominar a alguien o incluso ser dominado suele ser una de las inventivas más recurrentes, pues en general todo aquello considerado prohibido suele ser deseable y como consecuencia “carne de fantasía”. Estas visualizaciones pueden incluir desde ideas sadomasoquistas donde causar o recibir dolor es el estímulo erótico por excelencia, a ilusiones de sometimiento o violación resaltando aquí la importancia de discernir entre fantasía y realidad.

Voyeurismo/exhibicionismo: imaginar el visionado de otras personas llevando a cabo distintas prácticas sexuales, incluyendo en ocasiones a la propia pareja, o siendo observado en la misma situación (exhibicionismo), pasando a convertirse en objeto de deseo de aquél que mira.

Etiquetas: 

Actualizado: 7 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD