PUBLICIDAD

Mente y emociones
Trastorno explosivo intermitente
Las personas que sufren trastorno explosivo intermitente presentan brotes de ira sin motivo y de forma impredecible, y pueden dañarse a sí mismos o a los demás. Conoce su tratamiento y cómo reducir sus efectos negativos.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Consejos para prevenir el trastorno explosivo intermitente

Aunque todavía no existe cura para el trastorno explosivo intermitente, se pueden seguir estos consejos con el objetivo de evitar, o minimizar en la medida de lo posible, los efectos negativos del mismo:

  • Cuando se produzca el primer episodio tratar de explicar, una vez que haya terminado, las consecuencias negativas del mismo.
  • Si el afectado es un niño pequeño y los padres no saben distinguir si es una rabieta repetida o su conducta violenta se debe a este trastorno, deben acudir a un especialista para diagnosticarlo correctamente.
  • Si el sujeto empieza a romper cosas o daña a otras personas, es necesario consultar inmediatamente con un especialista, y no pensar que hay que esperar a que “se le pase con el tiempo”.
  • Procurar no enfrentarse a la persona durante el episodio violento, ni tratar de calmarla una vez que ha comenzado el mismo, ya que con la intervención no se consigue detener el acceso de ira y, por el contrario, cabe la posibilidad de que el mediador acabe siendo agredido.
  • Intentar que la persona recoja y repare aquello que haya tirado o roto, como una forma de que se responsabilice de sus actos.
  • Ayudar a la persona a que incorpore pequeñas rutinas en su vida, como realizar ejercicios de respiración profunda, contar desde diez a cero cuando se empiece a poner nerviosa o algo le incomode, intentar ver el lado positivo a cualquier situación que le desagrade…

Actualizado: 6 de Septiembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD