PUBLICIDAD

Mente y emociones
Trastorno de personalidad paranoide
Las personas con esta alteración de la personalidad sufren episodios paranoides –caracterizados por una excesiva suspicacia y recelo hacia las intenciones ajenas–, que les causan problemas para relacionarse.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Prevención del trastorno de personalidad paranoide

Al tratase de una alteración de la personalidad, el afectado difícilmente considerará que tiene un problema, por lo que resulta fundamental la opinión de las personas de su entorno, aunque también puede que sea capaz de darse cuenta de las dificultades que tiene a nivel social para entablar y mantener relaciones con los demás, así como de sus problemas en el mundo laboral.

Es por ello que los consejos para prevenir el trastorno de personalidad paranoide están más orientados a familiares y amigos que puedan observar alguno de los síntomas que se han descrito anteriormente, y que avisen a la persona afectada de que algo no va bien. Estas personas cercanas al paciente deberían seguir las siguientes recomendaciones:

  • Cuando se den brotes de agresividad u hostilidad, dejar a la persona tranquila, para evitar que se exaspere más. Cuando se calme se podrá hablar con ella, tratando de buscar los motivos del comportamiento que ha podido hacer “saltar la chispa”.
  • Como estrategia para llevar al paciente a terapia, puede justificarse la visita al profesional para resolver un problema del familiar que le acompaña, con el objetivo de que vaya adquiriendo confianza con el terapeuta.
  • Explicar al paciente los pros y los contras de las decisiones que tome, para que vea que si algo no sale bien está dentro de lo previsible, y no se debe a una conspiración contra él o a la mala suerte que le persigue.
  • Preguntarle sobre sus pensamientos y solicitarle que los desarrolle de acuerdo a su experiencia previa, para que compruebe que no siempre le sale todo mal.
  • Sugerirle que anote las cosas negativas que le han sucedido durante el día y, junto a estas, todo lo positivo que también ha vivido.
  • Alabar sus iniciativas sociales y fomentarlas, dejando que sea el paciente el protagonista de dichas iniciativas.
  • Comentar los aspectos positivos de las personas con las que se relaciona, para procurar que cada vez se fije más en las cualidades de los demás.
  • Minimizar las acciones negativas realizadas por otros y que hayan podido perjudicar al paciente, aunque sin llegar a justificarlas.
  • Propiciar la participación del paciente en instituciones sociales y actividades colaborativas, porque esto puede contribuir a mejorar su autoestima, además de favorecer sus relaciones sociales.

Actualizado: 20 de Junio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

50.000
días de trabajo se pierden cada año en Chile a causa de enfermedades mentales de origen laboral
'Fuente: 'Ministerio de Salud de Chile''

PUBLICIDAD