El maltrato infantil aumenta el riesgo de varios trastornos mentales

Los niños que sufren maltrato o negligencia tienen más probabilidades de experimentar una gran variedad de trastornos mentales en el futuro, desde ansiedad o depresión, hasta problemas de conducta y abuso de alcohol o drogas.
Escrito por: Eva Salabert

11/01/2023

Niña triste sentada en un rincón de una habitación

Los niños que experimentan abusos o negligencia son más propensos a sufrir una gran variedad de problemas de salud mental incluidos los trastornos de internalización, como la depresión, la ansiedad, las autolesiones y los intentos de suicidio, los trastornos de externalización, como los problemas de conducta, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), el consumo de alcohol y drogas y la psicosis, según los resultados de un estudio que han dirigido investigadores del University College London (UCL).

PUBLICIDAD

El objetivo de los investigadores era analizar el impacto del maltrato infantil en la salud mental teniendo en cuenta otros factores de riesgo ambientales y genéticos, como una situación socioeconómica desfavorable o los antecedentes familiares de patologías mentales. Los hallazgos –publicados en American Journal of Psychiatry– sugieren que la prevención de ocho casos de maltrato infantil evitaría que una persona desarrolle problemas de salud mental.

Los investigadores definieron el maltrato infantil como cualquier abuso o negligencia física, sexual o emocional antes de los 18 años, y los efectos encontrados fueron consistentes con independencia del método utilizado o la forma en que se midieron el maltrato y la salud mental. La primera investigación de su tipo analizó 34 estudios cuasi-experimentales, en los que participaron más de 54.000 personas.

“Las intervenciones que previenen el maltrato no solo son esenciales para el bienestar infantil, sino que también podrían prevenir el sufrimiento a largo plazo por enfermedad mental”

Los estudios cuasi-experimentales permiten determinar mejor la causa y el efecto en los datos de observación utilizando muestras especializadas (por ejemplo, gemelos idénticos) o técnicas estadísticas innovadoras para descartar otros factores de riesgo. Por ejemplo, en muestras de gemelos idénticos, si un gemelo maltratado tiene problemas de salud mental, pero su gemelo no maltratado no, la asociación no puede deberse a la genética o al entorno familiar compartido entre ambos.

PUBLICIDAD

Abusos en la infancia y factores de riesgo psiquiátricos

La Dra. Jessie Baldwin (Psicología y Ciencias del Lenguaje de UCL) y autora del trabajo ha afirmado: “Es bien sabido que el maltrato infantil está asociado con problemas de salud mental, pero no estaba claro si esta relación es causal o se explica mejor por otros factores de riesgo. Este estudio proporciona pruebas rigurosas que sugieren que el maltrato infantil tiene efectos causales pequeños en los problemas de salud mental. Aunque pequeños, estos efectos del maltrato podrían tener consecuencias de largo alcance, dado que los problemas de salud mental predicen una variedad de malos resultados, como el desempleo, los problemas de salud física y la mortalidad temprana. Por lo tanto, las intervenciones que previenen el maltrato no solo son esenciales para el bienestar infantil, sino que también podrían prevenir el sufrimiento a largo plazo y los costes financieros debido a la enfermedad mental”.

PUBLICIDAD

Los autores del trabajo, sin embargo, también comprobaron que parte del riesgo general de problemas de salud mental en las personas que habían sufrido maltrato se debía a vulnerabilidades preexistentes, que podrían incluir otros entornos adversos (por ejemplo, dificultades económicas o desventajas sociales) y la herencia genética.

Además, entre las limitaciones del estudio destaca que no se pudieron extraer conclusiones firmes sobre los efectos específicos de los diferentes tipos de maltrato, ya que es habitual que una persona se vea expuesta a diferentes tipos de abuso/negligencia al mismo tiempo, y los estudios no lo suelen tener en cuenta. Debido a la falta de datos no se pudieron analizar los efectos del momento del maltrato, el intervalo entre el maltrato y la aparición de los problemas de salud mental, o las diferencias entre grupos raciales o étnicos, por lo que es necesario seguir investigando para aclarar estas cuestiones.

PUBLICIDAD

La Dra. Baldwin concluye: “Nuestros hallazgos también sugieren que para minimizar el riesgo de problemas de salud mental en las personas expuestas al maltrato, los médicos deben abordar no solo la experiencia del maltrato, sino también los factores de riesgo psiquiátricos preexistentes”.

Actualizado: 11 de enero de 2023

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD