PUBLICIDAD

Leer todos los días a los niños pequeños mejora su comportamiento

Los padres que tienen el hábito de leer a diario un cuento a sus hijos pequeños los educan de forma más flexible, lo que afecta positivamente a su comportamiento y reduce el riesgo de presentar problemas de atención.
Escrito por: Caridad Ruiz

28/05/2019

Niña pequeña leyendo con su madre para mejorar su comportamiento

Leer a diario cuentos a los niños de entre uno y tres años de edad refuerza el vínculo afectivo con el adulto y reduce las probabilidades de que los pequeños presenten hiperactividad y problemas de atención, según un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson, de Rutgers (EE.UU.), y publicado en Journal Developmental & Behavioral Pediatrics.

La investigación se centró en cómo la lectura compartida de manera frecuente influye positivamente en las relaciones entre padres e hijos, y en el tipo de educación, más o menos autoritaria, que se practica en el hogar. Otros estudios anteriores ya habían comprobado que esa costumbre beneficiaba al desarrollo del lenguaje y las habilidades emocionales de los niños, y ayudaba así a mejorar sus resultados en el colegio.

La lectura se relaciona con una educación más flexible

Para realizar este estudio se preguntó a 2.165 madres con hijos de entre tres y cinco años de 20 ciudades de EE.UU. con qué frecuencia leían a sus hijos de entre uno y tres años de edad. Dos años después se les volvió a pasar el cuestionario para que valorasen el comportamiento de sus hijos y refiriesen si en su educación en casa mantenían una disciplina más severa y con qué frecuencia. Además, se tuvieron en cuenta otros factores que pudieran influir también en el comportamiento de los pequeños, como la depresión de los padres y las dificultades financieras.

La lectura compartida influye positivamente en las relaciones entre padres e hijos y reduce las probabilidades de que los niños presenten hiperactividad

Así, los investigadores encontraron que el 34% de las madres leía a sus hijos de un año todos los días y que este hábito se relacionaba con una crianza más flexible a los tres años de edad del niño. En la siguiente encuesta, un 52% de las madres confesaron que practicaban la lectura compartida con sus hijos de tres años y que esa lectura compartida frecuente se asociaba con una educación menos autoritaria a los cinco años. Las madres que leían con regularidad a sus hijos también señalaron un mejor comportamiento de los niños en comparación con aquellas que no lo hacían.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD