Crean un parche de vacuna en 3D que permitiría evitar las inyecciones

Desarrollan un parche de microagujas impreso en 3D que permitiría administrar vacunas sin necesidad de inyecciones, además, parece aumentar hasta 10 veces la respuesta inmune en comparación con una vacuna tradicional.
Escrito por: Natalia Castejón

27/09/2021

Crean un parche para vacunar sin agujas

Parche de vacuna en 3D desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.).

Algunas personas padecen tripanofobia, un miedo irracional a las inyecciones que puede poner en riesgo su salud (y la de los demás) al negarse a recibir ciertas vacunas. Esto podría cambiar gracias a la creación de un parche impreso con microagujas en 3D que permitiría una vacunación sin inyecciones, desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE.UU.).

Los parches con microagujas no requieren una temperatura concreta y se podrían distribuir de manera masiva y sencilla a todos los países

Este parche es cuadrado, transparente, de polímero y consta de unas microagujas alineadas que en contacto con la piel son imperceptibles. Basta con aplicar el apósito con el fármaco protector sobre la piel para obtener sus beneficios, pues al colocarse directamente sobre la epidermis el medicamento se pone en contacto con las células inmunitarias a las que se dirigen las vacunas.

Los investigadores han realizado un estudio en animales en el que han encontrado que la respuesta inmune generada por estos parches de vacuna impresos en 3D era 10 veces mayor que la generada con una vacuna tradicional administrada mediante un pinchazo en el músculo del brazo. Estos hallazgos se han publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Ventajas de los parches frente a las vacunas inyectables

Hay que tener en cuenta que este tipo de vacunación con un parche dérmico es indoloro y a través de la impresión en 3D se pueden personalizar las microagujas de manera muy sencilla para crear parches de vacuna contra el sarampión, gripe, hepatitis o incluso para las vacunas del COVID-19.

También los hallazgos indicaron que el parche de la vacuna provocó una respuesta de anticuerpos específicos de antígenos y células T en las enfermedades 50 veces mayor que el observado en los casos de inmunización por una inyección subcutánea convencional. Todo esto podría ayudar a reducir el número de dosis, pues con los parches de microagujas se usa menos fármaco pero con una respuesta inmunitaria superior, y una mayor tasa de vacunación.

Estos nuevos parches en 3D con microagujas podrían ser usados para vacunar contra la gripe, el sarampión, la hepatitis, la gripe o el COVID-19

Por otro lado, también hace más sencilla la distribución y administración, pues mientras que una vacuna tradicional, como estamos viendo con las creadas frente al COVID-19, se requiere de un almacenamiento específico a una temperatura concreta para mantener intactas sus propiedades y de un profesional capacitado para administrar la inyección, en el caso este tipo de parches de vacuna podrían ser enviados a cualquier parte del mundo sin un manejo especial y las personas, incluso sin conocimientos médicos, pueden aplicarse el parche por sí mismas.

“Al desarrollar esta tecnología, esperamos sentar las bases para un desarrollo global aún más rápido de vacunas, en dosis más bajas, sin dolor ni ansiedad”, ha explicado el autor principal del estudio Joseph M. DeSimone. Por todo ello, estos expertos esperan que la facilidad de uso de un parche de vacuna pueda conducir a tasas de vacunación más altas.

Los parches de microagujas se imprimieron en 3D en la Universidad del Norte de Carolina utilizando un prototipo de impresora 3D CLIP inventada por DeSimone, y producida por CARBON, una empresa de Silicon Valley.

Ahora, un equipo de microbiólogos e ingenieros químicos continúa innovando mediante la formulación de vacunas de ARN, como las vacunas Pfizer y Moderna frente al COVID-19, en parches de microagujas para futuras pruebas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD