La exposición al ruido del tráfico asociada a mayor riesgo de demencia

Vivir en una zona en la que hay ruido de tráfico de coches o de ferrocarril por encima de 55 decibelios podría aumentar un 18% el riesgo de demencia, sobre todo alzhéimer, cuya probabilidad de desarrollarse se eleva un 27%.
Escrito por: Natalia Castejón

10/09/2021

Mujer en el balcón de casa tapándose los oídos por el ruido del tráfico

Las personas que viven cerca de zonas de carretera o el paso del ferrocarril y están expuestas al ruido de este tráfico durante un periodo largo de tiempo tienen riesgo significativamente mayor de presentar demencia, sobre todo alzhéimer. Es más, a mayor exposición mayor es el riesgo.

El análisis de los datos de 2 millones de daneses ha permitido documentar por primera vez en el mundo la existencia de esta conexión entre el ruido del tráfico y el desarrollo de la demencia, un estudio llevado a cabo por miembros de la Universidad del Sur de Dinamarca, la Universidad de Roskilde, el Hospital Universitario de Odense y la Universidad de Copenhague.

“El ruido estresa al cuerpo, lo que provoca un sueño deficiente y crea fatiga, que a su vez provoca más estrés y aumenta el riesgo de desarrollar demencia”

Esta investigación ha corroborado la hipótesis de que la contaminación acústica podría estar relacionado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas, como la demencia o el alzhéimer. Las cifras obtenidas por el ensayo, que se ha publicado en el British Medical Journal, indican que los riesgos podrían empezar cuando el sonido supera los 55 decibelios en el tráfico de coches y 50 decibelios en el ferroviario, y cuando se está expuesto de manera prolongada a ellos.

Concretamente, se encontró que los que vivían en zonas con ruido de tráfico constante tenían un 27% más de riesgo de alzhéimer y un 18% más de probabilidades de demencia general, sin embargo, solo el sonido del tráfico se asoció a la aparición de estas enfermedades neurodegenerativas. Los autores recalcan la importancia de tener esto en cuenta en el desarrollo urbano, creando programas de regulación del ruido, blindando las carreteras o apostando por asfalto reductor del sonido.

El ruido estresa al cuerpo y genera fatiga

Las conclusiones se obtuvieron con el análisis de la salud de unos dos millones de personas mayores de 60 años que vivían en Dinamarca entre 2004 y 2017, y se puso en relación con la exposición al ruido del tráfico rodado y de ferrocarril que tenían en sus residencias. Del total, hubo 103.500 casos de demencia durante el periodo de estudio.

Una quinta parte de la población europea está expuesta al ruido generado del transporte por encima de 55 decibelios

Jesper Hvass Schmidt, uno de los autores de la investigación, ha explicado los motivos por los que podría existir esta asociación, y es que “el ruido estresa al cuerpo, lo que provoca un sueño deficiente y crea fatiga, que a su vez provoca más estrés y aumenta el riesgo de desarrollar demencia. Resultados de investigación como estas son esenciales porque indican que el ruido es un problema de salud pública”. “Cuando dormimos, el cuerpo se recupera y no tiene la oportunidad de hacerlo de la misma manera cuando está expuesto al ruido del tráfico”, insiste Mette Sørensen, experta en ruido y profesora adjunta en la Universidad de Roskilde.

De hecho, según el estudio, una quinta parte de la población de Europa está expuesta al ruido generado por el transporte a niveles más elevados que 55 decibelios. Por tanto, hay que tener en cuenta el ruido como un factor más de riesgo para el desarrollo de demencias, como lo son las enfermedades cardiovasculares, el estilo de vida poco saludable o las exposiciones ambientales.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD