Vinculan el pesticida clorpirifós con la epidemia de obesidad mundial

El clorpirifós, un pesticida de uso común que se rocía en frutas y verduras, podría ralentizar la quema de calorías promoviendo la acumulación de grasas, lo que le vincula con el incremento de la obesidad en la población mundial.
Escrito por: Natalia Castejón

31/08/2021

Persona fumigando un campo sembrado de verduras

El clorpirifós es un pesticida de uso común que durante años ha sido esparcido en los cultivos sobre frutas y verduras para controlar las plagas agrícolas, no obstante, su uso está prohibido desde hace poco en la Unión Europea y en países como Canadá por sus riesgos sobre la salud humana, y en Estados Unidos están en proceso de restringirlo. Ahora, según una investigación de la Universidad de McMaster (Canadá) realizada en ratones, este químico podría ser uno de los ‘responsables’ del incremento de la obesidad a nivel mundial, aumentando el número de afectados con sobrepeso.

La investigación analizó 34 pesticidas y herbicidas usados de manera habitual en la agricultura y su efecto en las células grasas pardas de ratones que llevaban dietas con grandes cantidades de calorías. Su objetivo era saber si este tipo de productos químicos pueden estar contribuyendo a la crisis mundial de obesidad.

El clorpirifós solo necesitaría inhibir el uso de energía en la grasa marrón en 40 calorías cada día para causar obesidad en personas adultas, aumentando 2,26 kg de peso por año

Los resultados, que se han publicado en la revista Nature Communications, han revelado que el clorpirifós ralentizaba la quema de calorías que se produce en el tejido adiposo marrón de los roedores, lo que daba lugar a un proceso llamado termogénesis, que hace que el cuerpo almacene las calorías adicionales y aumente el riesgo de obesidad.

La grasa marrón es el horno metabólico del cuerpo

Gregory Steinberg, autor principal del estudio, ha explicado que “la grasa marrón es el horno metabólico de nuestro cuerpo, que quema calorías, a diferencia de la grasa normal que se utiliza para almacenarlas. Esto genera calor y evita que las calorías se depositen en nuestro cuerpo como grasa blanca normal. Sabemos que la grasa marrón se activa durante el frío y cuando comemos”.

Según el experto, el clorpirifós solo necesitaría inhibir el uso de energía en la grasa marrón en 40 calorías cada día para causar obesidad en las personas adultas, lo que llevaría a un aumento de 2,26 kg de peso por año. Además, añade que, aunque ya se había relacionado este pesticida con más tasas de obesidad en humanos y animales, se había tenido solo en cuenta el aumento de peso por la ingesta de comida, y no por la quema de calorías como se ha hecho en esta investigación.

Estos hallazgos obtenidos todavía no se han podido confirmar en humanos, pues los ensayos se han hecho en ratones, sin embargo, los autores creen que es importante que siempre que se vaya a consumir una fruta o verdura nos aseguremos que están bien lavados, así reducimos el riesgo de ingerir estos pesticidas químicos agrícolas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD