La periodontitis aumenta la gravedad del COVID-19 y el riesgo de morir

Las personas con periodontitis –una patología bucodental– tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones por COVID-19, como necesidad de ventilación asistida o ingreso en UCI, e incluso de morir por su causa.
Escrito por: Eva Salabert

03/02/2021

Periodontitis y riesgo de COVID-19 grave

La periodontitis es una afección que causa la inflamación de las encías y de las estructuras del diente, pero a pesar de ser un problema eminentemente bucal, también se ha relacionado con una mayor probabilidad de sufrir diversas patologías (mayor riesgo cardiovascular, de disfunción eréctil, hipertensión, incluso de parto prematuro). Ahora, un nuevo estudio ha encontrado que la periodontitis aumenta significativamente el riesgo de desarrollar complicaciones al contraer la infección por coronavirus; en concreto, “los pacientes con periodontitis tienen casi nueve veces más posibilidades de morir, cuatro veces más posibilidades de necesitar ventilación asistida, y aproximadamente 3,5 veces más posibilidades de ingresar a una UCI si están infectados con COVID-19”, ha afirmado el Profesor Mariano Sanz, codirector del Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales) de la Universidad Complutense de Madrid y uno de los coordinadores del trabajo.

La investigación ha sido realizada por científicos de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad McGill de Montreal (Canadá) y la Universidad de Qatar (Qatar) y se ha publicado en Journal of Clinical Periodontology. Se llevó a cabo entre marzo y julio de 2020 basándose en datos de los registros médicos electrónicos nacionales del estado de Qatar, que incluían a 568 pacientes con COVID-19, y sus resultados han demostrado que existe una significativa asociación entre la periodontitis y la gravedad de la infección por SARS-CoV-2.

Los pacientes con periodontitis y COVID-19 "tienen casi 9 veces más posibilidades de morir, 4 veces más posibilidades de necesitar ventilación asistida, y 3,5 veces más posibilidades de ingresar a una UCI"

Según Sanz “El resultado de esta investigación ha demostrado que la periodontitis está significativamente asociada con la gravedad de la afectación por COVID-19 y con el desarrollo de sus complicaciones; por eso, los pacientes con patología periodontal deberían consultar con su dentista para recabar el diagnóstico y tratamiento adecuado, y así disminuir el riesgo de sufrir complicaciones si se infectan con el virus SARS-CoV-2”.

En el estudio se ha observado que en la sangre de las personas con periodontitis hay niveles notablemente superiores de marcadores vinculados a un peor pronóstico del COVID-19, como el dímero D, el recuento de glóbulos blancos y la proteína C reactiva. Estos factores, señalan los autores del trabajo, indican que los pacientes con periodontitis tienen más probabilidades de desarrollar una respuesta inmunológica e inflamatoria exacerbada, lo que se conoce como 'tormenta de citoquinas', que provoca el deterioro de los enfermos.

Relación entre periodontitis y neumonía

Miguel Carasol, coordinador científico de la Fundación SEPA de la Sociedad Española de Periodoncia, ha añadido que la periodontitis también se ha "relacionado estrechamente con la neumonía en pacientes hospitalizados o que necesitan ventilación asistida". Esto podría ocurrir sobre todo porque los pacientes con periodontitis aspiren patógenos bacterianos presentes en la cavidad oral (especialmente en el interior de las bolsas periodontales), y que ante la falta de defensas apropiadas del enfermo se favorezca la colonización de dichos patógenos en los pulmones, lo que deterioraría rápidamente la salud del paciente.

"Los pacientes con patología periodontal deberían consultar con su dentista para recabar el diagnóstico y tratamiento adecuado, y disminuir el riesgo de sufrir complicaciones si se infectan con el SARS-CoV-2”

Por ello, el Dr. Carasol afirma que es “imprescindible prestar mucha atención a la higiene bucal y la administración de antisépticos orales en los entornos hospitalarios para reducir esta posible colonización orofaríngea; pero, además, también se deben reforzar el diagnóstico y tratamiento de las personas con periodontitis a nivel de la población general, con el fin de disminuir posibles riesgos adicionales si precisaran un ingreso hospitalario a causa de la infección por coronavirus”.

La periodontitis está infradiagnosticada

La asociación entre la periodontitis y una mayor probabilidad de que el COVID-19 sea grave es especialmente preocupante si se tiene en cuenta que muchas personas en España pueden padecer esta enfermedad bucodental y no estar diagnosticadas. De hecho, la Encuesta de Salud Oral en España 2020 revela que entre el 25% y el 34% de los adultos tienen bolsas periodontales, y la afección es severa en el 8% de los adultos jóvenes y el 12% de los adultos mayores.

Las evidencias científicas han mostrado que la infectividad del coronavirus depende de su capacidad para introducirse en las células humanas y que emplea la enzima transformadora de angiotensina-2 (ECA-2) como el receptor principal y su vía de entrada en las células, y células epiteliales en mucosas de la cavidad oral presentan una elevada expresión de ECA-2, por lo que suponen una potencial puerta de entrada a la infección por SARS-CoV-2.

Estudios recientes 'in vitro' e 'in vivo' han mostrado que  los enjuagues bucales a base de cloruro de cetilpiridinio o de povidona yodada poseen actividad virucida

Por ello, David Herrera, investigador de la Universidad Complutense, ha explicado que esto puede orientar la adopción de medidas que permitan prevenir la colonización viral en la cavidad bucal, tanto utilizando mascarillas, como identificando "antisépticos orales efectivos que puedan incidir en la transmisión y patogenicidad de este virus”. 

Y es que según han demostrado estudios recientes in vitro e in vivo los enjuagues bucales a base de cloruro de cetilpiridinio o de povidona yodada poseen actividad virucida y podrían ayudar a reducir la contagiosidad del SARS-CoV-2, aunque se necesitan ensayos clínicos que permitan confirmar esta hipótesis.

Fuente: Sociedad Española de Periodoncia (SEPA)

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD