PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Dieta y nutrición

Abusar de la sal puede dañar el cerebro y causar deterioro cognitivo

Tomar grandes cantidades de sal en las comidas puede reducir el flujo sanguíneo en el cerebro y dañar la función endotelial, provocando un deterioro cognitivo que afecta a la memoria, o incluso demencia.
Escrito por: Natalia Castejón

08/02/2018

Persona que abusa de la sal

Los roedores alimentados con gran cantidad de sal tuvieron una reducción en el flujo sanguíneo cerebral.

El principal daño que se le asocia al abuso en el consumo de sal es la hipertensión arterial, sin embargo, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Neuroscience, ingerirla en exceso en las comidas también podría dañar el cerebro, causando un deterioro cognitivo que merma la memoria, la orientación, y la capacidad de realizar tareas diarias como vestirse o cocinar.

La investigación ha sido realizada con ratones por un grupo de expertos de la Facultad de Medicina Weill de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos. A los roedores se les suministraron alimentos con entre 4 y 6 gramos diarios de sal, lo que supone incrementar hasta 16 veces la cantidad de sal que ingieren estos animales de manera normal.

El deterioro cognitivo de los ratones se revirtió después de varias semanas con una dieta moderada en sal

Después de entre ocho y 12 semanas siguiendo esta dieta, los roedores presentaron una reducción en el flujo sanguíneo cerebral, especialmente en la corteza cerebral y el hipocampo, que se tradujo en un deterioro de las funciones cognitivas. Se observó que presentaban dificultades para distinguir entre objetos nuevos y familiares y para encontrar el camino en los laberintos, y tampoco eran capaces de construir nidos.

El profesor Costantino Iadecola, profesor de neurología y neurociencia en el Weill Cornell Medical College in New York City, y uno de los autores del estudio, afirma que las causas de este daño cerebral se encuentran en el intestino delgado. Y es que un exceso en el consumo de sal incrementa la cantidad de Th17 y, a su vez, los niveles de la proteína IL-17 (interleucina 17), un glóbulo blanco y una proteína, respectivamente, ambas relacionadas con el sistema inmune. Cuando el cuerpo produce demasiada IL-17, deja de aportar óxido nítrico, y su nivel cae, lo que impide que las células de los vasos sanguíneos se relajen, dificultando el flujo de sangre al cerebro.

El efecto negativo de la sal sobre el cerebro es reversible

Estos hallazgos relacionan el cerebro con el intestino delgado y, por tanto, muestran que los malos hábitos en la alimentación pueden influir en el deterioro cognitivo de manera directa, especialmente en la demencia vascular. No obstante, hay que tener en cuenta que los resultados se han obtenido en pruebas realizadas en ratones, aunque los investigadores afirman que pueden extrapolarse a los seres humanos.

Una buena noticia es que el efecto pernicioso de la sal en el cerebro es reversible, afirma Iadecola, pues en el estudio se percataron de que los ratones volvieron a su estado inicial tras varias semanas siguiendo una dieta con cantidades moderadas de sal. Este hecho sugiere que cambiar los hábitos alimenticios puede prevenir o revertir el deterioro cognitivo causado por este mineral.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD