PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La sal es adictiva, advierten los cardiólogos

El exceso de sal en la dieta tiene efectos adversos para la salud, como hipertensión o insuficiencia renal pero, además, los cardiólogos alertan de que este condimento puede ser tan adictivo como las drogas.
La sal es adictiva, advierten los cardiólogos

La sal crea una adicción similar a la de la cocaína

10 de Marzo de 2014

El exceso de sal en la dieta puede llegar a tener consecuencias devastadoras para la salud como cáncer de estómago, hipertensión –que a su vez está detrás del 62% de los accidentes cerebrovasculares–, insuficiencia renal u osteoporosis pero, además, ahora expertos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) han alertado de que la sal tiene la capacidad adictiva de drogas como la cocaína o algunos opiáceos.

Una investigación en ratones llevada a cabo por las universidades de Duke (EE.UU.) y Melbourne (Australia) ha comprobado mediante imágenes cerebrales que el consumo de sal, al igual que el de drogas como la cocaína o la heroína, desencadena cambios significativos en determinadas células nerviosas del hipotálamo, en el cerebro, originando el incremento del tamaño y la cantidad de las neuronas, así como de dos proteínas asociadas con la adicción y el placer.

El consumo de sal, al igual que el de drogas como la cocaína o la heroína, desencadena cambios en células nerviosas del cerebro, y en dos proteínas asociadas con la adicción y el placer

Expertos de la SEC han recordado que en España se consume una media de 11 gramos de sal al día –el doble de la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS)–, que ya hay 11 millones de personas hipertensas, y que, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las muertes asociadas a la hipertensión casi se han duplicado entre 2003 y 2012, pasando del 4,8% al 8,4% del total de fallecimientos por causa cardiovascular.

Los cardiólogos reclaman que las autoridades sanitarias adopten medidas para reducir el consumo de sal de la población, ya que hasta el 80% de la sal que ingerimos procede de alimentos procesados, como el pan, aunque se ha acordado que cada año disminuya su contenido de sal, una precaución que hay que extender a otros alimentos, tal y como ya se ha hecho en países como Finlandia o Portugal.

José Ramón González-Juanatey, presidente de la SEC, ha expresado la necesidad de que las etiquetas de los productos alimenticios indiquen claramente sus ingredientes y la cantidad de sal que aportan, y que los consumidores adquieran alimentos bajos en sal y reduzcan su uso en la cocina.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

76%
aumentaron los casos de malaria en Venezuela en 2016 a causa de la crisis económica
'Fuente: 'Foro Malaria en las Américas 2017, convocado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)''