PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Nutrientes de la dieta paterna pueden influir en la salud del embrión

La dieta del padre también afecta a la salud de los hijos, y un nuevo estudio concluye que debe seguir una dieta baja en calorías y carbohidratos antes de la concepción para mejorar la supervivencia de sus descendientes.
Mujer embarazada y hombre eligiendo los alimentos a consumir

Los hombres que quieran tener hijos deberán mantener un estilo de vida saludable desde antes de la concepción.

25 de Octubre de 2017

Los médicos insisten en la importancia de una alimentación saludable para las futuras madres y sus bebés, y ahora Michal Polak y Joshua Benoit, dos biólogos de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos), también apuntan que la dieta del padre podría desempeñar un papel importante en la concepción y la salud de su descendencia. Para llegar a esta conclusión, manipularon la alimentación de las moscas de la fruta masculinas y observaron con sorpresa que existía una fuerte correlación entre una dieta insuficiente y una limitada supervivencia entre sus descendientes.

El estudio, llevado a cabo con la colaboración de investigadores de la Universidad de Australia Occidental y el Centro Charles Perkins de la Universidad de Sydney, y que acaba de ser publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, se ha centrado en la epigenética, partiendo de la idea de que un padre es responsable de la mitad de los genes de su descendencia y hay factores externos que pueden modificar dichos genes. Influencias que incluyen efectos ambientales directos tales como la exposición a toxinas, y que pueden pasar del padre a sus hijos a través de su plasma seminal.

El empleo de la mosca de la fruta –en concreto de la especie Drosophila melanogaster– en la investigación se debe a que este insecto comparte más de la mitad de los genes humanos, convirtiéndola en un modelo perfecto para este tipo de estudio. El equipo aisló a los machos de las hembras, alimentando a todas ellas con la misma dieta. Sin embargo, a los machos se les separó y se les ofreció hasta 30 dietas diferentes, algunas con altas concentraciones de proteínas, carbohidratos y calorías, y otras con cantidades bajas.

La descendencia de los padres con una mejor alimentación antes de la fecundación tenía mayores probabilidades de supervivencia que los hijos de los alimentados con dietas ricas en calorías y carbohidratos

Tras algo más de dos semanas, se decidió unir a cada macho con dos hembras, y hallaron que tras el apareamiento las hembras colocaron más o menos la misma cantidad de huevos, independientemente de la dieta del macho o la frecuencia de apareamiento. Sin embargo, los descendientes de los padres con una mejor alimentación antes de la fecundación tenían mayores probabilidades de supervivencia con respecto a los hijos de los machos que fueron alimentados con dietas ricas en calorías y carbohidratos.

Por ello, y según la investigación, si se extrapolan los datos a los seres humanos bajo la premisa de esa similitud genética con la mosca de la fruta, los hombres que tengan en mente tener descendencia deberían mantener un estilo de vida saludable desde antes del momento de la concepción, incluyendo evitar las dietas que contengan un elevado contenido en glúcidos, carbohidratos o sacáridos, y sustituyéndolas por aquellas poco calóricas y con abundantes proteínas.

El ácido fólico también importa para ellos

En las últimas décadas se han llevado a cabo un buen número de estudios que sugieren que la nutrición masculina sí afecta a la capacidad reproductiva y a la salud de sus hijos. En 2013, por ejemplo, otro estudio sugería que la dieta del padre influye en la salud del futuro bebé, centrándose en aquella ocasión en el ácido fólico, una vitamina que se sabe esencial para un desarrollo óptimo del embarazo. Los autores del trabajo concluían en aquella ocasión una premisa común a la del actual estudio: los hombres que estén pensando convertirse en padres deben prestar atención a su dieta antes de la concepción.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''