PUBLICIDAD

Sanidad sube a 10 años la edad para comer pescados ricos en mercurio

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha subido de 3 a 10 años la edad recomendada para empezar a ingerir pescados con altas cantidades de mercurio, por los riesgos que conlleva para la salud.
Escrito por: Natalia Castejón

06/11/2019

Recomendaciones de Sanidad para comer pescados ricos en mercurio

Algunos pescados puede acumular grandes cantidades de mercurio en su interior, lo que puede llegar a provocar daños en la salud de las personas que los consumen. Por ello, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha recomendado que la edad a la que se puedan empezar a consumir los pescados con niveles altos de mercurio sea de 10 años, en vez de los 3 años que se aconsejaba hasta ahora.

Según explica la AESAN, los niños menores de 10 años, las embarazadas, la que estén planeando estarlo o las que se encuentren en periodo de lactancia son considerados como ‘población vulnerable’, por lo que no deben ingerir las especies de pescado que tienen los niveles más altos de mercurio, y las de media y baja concentración se deben limitar a 3 o 4 raciones por semana.

Por otro lado, los niños entre 10 y 14 años de edad deben limitar a 120 g al mes el consumo de especies con alta acumulación de mercurio y limitar a 3 o 4 raciones la ingesta de las especies que sean de bajo y medio contenido en este metal. Por último, la población general puede tomar entre 3 y 4 raciones de cualquier especie de pescado a la semana, aunque recomiendan que se varíe entre pescado blanco y azul.

El mercurio se encuentra de manera natural en el planeta y una de las zonas donde más concentraciones hay es en el agua de los mares y de los ríos, haciendo que sus habitantes los peces, sobre todo los grandes depredadores, lo acumulen dentro de ellos en forma de metilmercurio. Así pues, los humanos pueden verse afectados si consumen grandes cantidades de este metal, que daña el sistema nervioso central en desarrollo o que incluso puede atravesar la placenta o estar presente en la leche materna, lo que afectaría directamente al bebé. La piel, los riñones y el aparato digestivo son otras víctimas del exceso de mercurio en la dieta.

¿Qué pescados tienen más mercurio y cuáles menos?

Para que sea más fácil identificar los pescados según su concentración de mercurio, esta es la lista facilitada por la AESAN:

  • Pescados con alto contenido en mercurio

    Emperador, Pez espada, Tiburón (marrajo, cazón, pintarroja, mielgas y tintorera), Atún rojo y Lucio.

  • Pescados con bajo contenido en mercurio

    Abadejo, Anchoa, Berberecho, Boquerón Arenque, Bacaladilla, Bacalao, Camarón, Caballa, Cañadilla, Calamar, Chipirón, Carpa, Carbonero, Choco, Sepia, Chirla, Almeja, Coquina, Cigala, Dorada, Espadín, Jurel, Gamba, Lenguado europeo, Langostino, Langosta, Lubina, Lenguadina, Merlan, Mejillón, Merluza, Navaja, Pescadilla, Palometa, Ostión, Pulpo, Pota, Salmón atlántico o del Pacífico, Quisquilla, Sardinopa, Sardina, Solla, Sardinela y Trucha.

  • Pescados con contenido medio en mercurio

    El resto de especies no nombradas anteriormente.

A pesar de que la AESAN haya lanzado esta advertencia, es importante recordar que el consumo de pescado es seguro y saludable, pues según afirman, en la legislación alimentaria europea se encuentran fijados unos límites máximos de mercurio que tienen la obligación de cumplir, por lo que solo hay que prestar atención a las cantidades ingeridas a la semana.

Además, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha recordado que el consumo de pescado de manera habitual es beneficioso durante el embarazo, pues ayuda a desarrollar el sistema neurológico de los fetos, y además, su consumo en adultos reduce el riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD