PUBLICIDAD

Descubren que células de la médula ósea materna favorecen el embarazo

Descubren que las células madre de la médula ósea preparan el endometrio para la implantación del embrión, permitiendo el embarazo, lo que podría explicar algunos abortos de repetición y ayudar a tratar la infertilidad.
Escrito por: Caridad Ruiz

13/09/2019

Concepto de embarazo

La implantación del embrión en las paredes del útero es un momento crucial en el embarazo, y si este acontecimiento no se produce, la gestación no seguirá adelante y la mujer sufrirá un aborto. Ahora, un estudio realizado en la Universidad de Yale (EE.UU.) ha mostrado que la médula ósea materna influye en el éxito de este proceso.

La investigación, realizada en ratones y publicada en PLOS Biology, demuestra que una vez que el óvulo se ha fecundado, de la médula ósea de la hembra parten unas células madre que a través de su torrente sanguíneo llegan hasta el útero para preparar el endometrio para la implantación del embrión. Los investigadores creen que, aunque se necesitan más estudios, este descubrimiento podría ser la explicación a muchos abortos de repetición y quizás una nueva línea de tratamiento de la infertilidad.

Células de la médula ósea preparan el endometrio para la implantación

En investigaciones previas en hembras no embarazadas se estudió cómo las células madre procedentes de la médula ósea llegaban hasta el útero. En esta investigación se ha observado el papel de estas células cuando el embarazo ya se ha producido. Según los investigadores, esas células madre mesenquimales se transforman en células deciduales, imprescindibles para la implantación del óvulo fecundado en el endometrio.

Tras un trasplante de médula ósea, ratonas con defectos en su endometrio consiguieron quedarse preñadas

Para la investigación utilizaron dos modelos de ratones, uno con un defecto en el gen Hoxa11, que provoca malformación en el endometrio, y otro con otra alteración genética añadida que provocaba infertilidad. Tras un trasplante de médula ósea de un donante sano, comprobaron que en el primer grupo las nuevas células madre favorecían la decidualización en el endometrio, de tal forma que embarazos que sin el trasplante se hubiesen perdido, salieron adelante, y que además la camada era mayor.

En los ratones que eran infértiles el trasplante causó el crecimiento y la reparación del endometrio. El siguiente paso será estudiar si estas células madre actúan de manera similar en el ser humano. De confirmarse, podría ser la explicación a los abortos de repetición que muchas mujeres sufren sin que ningún tratamiento consiga evitarlos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD