PUBLICIDAD

Asocian la inflamación crónica con un mayor riesgo de alzhéimer

Un estudio revela que las personas portadoras del gen ApoE4 –el principal factor de riesgo genético del alzhéimer– que presentan inflamación crónica tienen más probabilidades de desarrollar este tipo de demencia.
Escrito por: Eva Salabert

23/10/2018

Hombre adulto mayor con problemas de alzhéimer

Los tratamientos antiinflamatorios podrían contribuir a prevenir o retrasar el desarrollo de alzhéimer en las personas portadoras de ApoE4, que según las evidencias científicas es el principal factor de riesgo genético de la enfermedad, si bien no todos los individuos que portan este gen llegan a padecer este tipo de demencia.

Esta es una de las conclusiones alcanzadas por los autores de un nuevo estudio que ha revelado que existe una asociación entre la inflamación crónica de bajo grado y el comienzo del alzhéimer. El trabajo, que ha sido realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM), en Estados Unidos, se ha publicado en JAMA Network Open.

Tratar la inflamación sistémica crónica en los portadores de ApoE4 podría ser una estrategia efectiva para prevenir el alzhéimer

Los científicos emplearon los datos de más de 3.000 individuos procedentes del 'Framingham Heart Study', y analizaron a aquellos pacientes que portaban el gen ApoE4, comprobando si tenían inflamación crónica de bajo grado a través de mediciones secuenciales de proteína C reactiva, una prueba que puede ser realizada de forma rutinaria en el ámbito clínico.

Esto les permitió observar que había una mayor relación con el inicio tanto de demencia, como de enfermedad de Alzheimer, en aquellas personas que además de ser portadoras del gen presentaban este tipo de inflamación, en comparación con los portadores del ApoE4 que no tenían inflamación.

Controlar la inflamación para prevenir demencias

La inflamación crónica de bajo grado es una condición que afecta a muchos adultos mayores tras experimentar patologías comunes como enfermedades cardiovasculares, diabetes, neumonía o infecciones urinarias, o tras haberse sometido a una intervención quirúrgica. Por ello, Wendy Qiu, profesora asociada de psiquiatría y farmacología y terapéutica experimental en BUSM, afirma que tratar la inflamación sistémica crónica en los portadores de ApoE4 podría ser una estrategia efectiva para prevenir el alzhéimer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD