PUBLICIDAD

El hierro en el cerebro puede predecir la demencia en el párkinson

Medir los depósitos de hierro acumulados en el cerebro de pacientes de párkinson puede ayudar a valorar el progreso de la enfermedad, e incluso a identificar a aquellos con más riesgo de desarrollar demencia, según un estudio.
Escrito por: Eva Salabert

24/02/2020

Hierro en el cerebro puede predecir la demencia en el párkinson

Determinar los niveles de hierro acumulados en el cerebro puede contribuir a identificar a los pacientes de párkinson que desarrollarán demencia, según una investigación dirigida por el University College de Londres (UCL), y publicada en Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry.

El proceso de envejecimiento lleva aparejada una acumulación de hierro en este órgano, que también se relaciona con la acumulación de proteínas cerebrales perjudiciales, según explica la doctora Rimona Weil, del Instituto de Neurología Queen Square de UCL, y autora principal del estudio, que añade que han empezado a encontrar evidencias de que medir el hierro podría ayudar a monitorizar el progreso de la enfermedad, e incluso facilitar su diagnóstico.

La acumulación de hierro en el hipocampo y el tálamo –relacionados con el pensamiento y la memoria en el párkinson– se asociaba a mala memoria y peores puntuaciones de pensamiento

Los investigadores emplearon un novedoso método denominado mapeo cuantitativo de susceptibildad para analizar los niveles de hierro en el cerebro determinados por resonancia magnética, y comprobaron que la acumulación de hierro en zonas como el hipocampo y el tálamo –que son áreas relacionadas con el pensamiento y la memoria en el párkinson– estaba asociada con mala memoria y peores puntuaciones de pensamiento. El hierro acumulado en el putamen, una región cerebral relacionada con el movimiento, también se asoció con bajas puntuaciones de movimiento, lo que indica una fase más avanzada de la enfermedad.

Medir el hierro, útil para el diagnóstico y pronóstico de enfermedades

Los hallazgos del trabajo sugieren que el depósito cerebral de hierro podría resultar útil para determinar la eficacia de un tratamiento durante un ensayo clínico, e incluso ayudar a diagnosticar precozmente el párkinson y otras enfermedades neurodegenerativas.

Un estudio previo llevado a cabo por la doctora Weil en 2019 reveló que una serie de pruebas de visión podían servir para predecir el deterioro cognitivo asociado al párkinson, por lo que espera que nuevas investigaciones contribuyan a confirmar si dichas pruebas de visión, junto a la medición del hierro en el cerebro, serían capaces de identificar a las personas con probabilidades de desarrollar demencia.

El coautor del trabajo, el Dr. Julio Acosta-Cabronero, ha declarado que se sorprendieron al observar que los niveles de hierro medidos en diversas zonas del cerebro se correlacionaban muy bien con las habilidades cognitivas y motoras de los pacientes, por lo que esperan que la medición del hierro cerebral sirva para evaluar la gravedad de la demencia o comprobar las regiones cerebrales afectadas por otros movimientos, trastornos neuroinflamatorios y neuromusculares, ictus, lesiones traumáticas o abuso de drogas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD