PUBLICIDAD

La dieta mediterránea mejora el microbioma intestinal de los mayores

Las personas mayores que tienen una alimentación basada en la dieta mediterránea pueden tener un envejecimiento más saludable gracias a los cambios que provoca este patrón alimentario en el microbioma intestinal.
Escrito por: Natalia Castejón

19/02/2020

La dieta mediterránea mejora el microbioma intestinal de los adultos mayores

El microbioma intestinal reacciona de manera positiva ante la dieta mediterránea, aumentando las colonias de bacterias beneficiosas y reduciendo los microorganismos que se han relacionado con la inflamación dañina del organismo para las personas de la tercera edad, por tanto, seguir este tipo de alimentación al menos durante un año podría ayudar a tener un envejecimiento más saludable y reducir el riesgo de fragilidad.

Esta ha sido la principal conclusión a la que han llegado investigadores de la University College Cork (Irlanda) en un estudio publicado en la revista Gut, en la que se analizó el estado de la microbiota intestinal de 616 individuos de entre 65 y 79 años de Italia, Francia, Polonia, Países Bajos y Reino Unido durante un año. Del total, 289 personas siguieron su alimentación habitual, mientras que los 323 restantes implementaron una basada en la dieta mediterránea, donde prevalecían las frutas y verduras, legumbres, frutos secos, pescado y aceite de oliva, y se reducían las grasas saturadas y carnes rojas.

La dieta mediterránea mejora la memoria y la función cerebral

Los resultados indicaron que seguir durante 12 meses la dieta propia de los países que baña el mar Mediterráneo conseguía frenar la pérdida de la diversidad bacteriana que suele ocurrir en las personas mayores debido a tipos de alimentación más restrictivos que suelen tomar, debido a la falta de capacidad para cocinar o especialmente a la que se sirve en las residencias.

Los mayores podrían beneficiarse de una reducción de la fragilidad, fuerza de agarre y velocidad al caminar siguiendo la dieta mediterránea

También se observó que este tipo de alimentación aumentaba la cantidad de bacterias relacionadas con la reducción de la fragilidad, la fuerza de agarre en las manos y la velocidad al caminar, además de frenar el deterioro cognitivo en la edad avanzada, al mejorar la memoria y la función cerebral. Sin embargo, todavía se desconoce las causas de esta asociación, pues estamos ante un estudio observacional.

Los autores de la investigación descubrieron que estos beneficios de la dieta mediterránea eran iguales en todos los participantes, independientemente de su nacionalidad, sin embargo, sí que encontraron que factores como la edad, las enfermedades, el Índice de Masa Corporal (IMC) y los patrones alimentarios iniciales podrían ser clave para determinar los beneficios de este tipo de alimentación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD