PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Tercera edad

Un fármaco experimental logra ralentizar el párkinson en ratones

NLY01 es el nombre del nuevo fármaco que ha conseguido bloquear la degradación de las células del cerebro en ensayos con ratones, siendo capaz de frenar el desarrollo del párkinson y sus síntomas.
Escrito por: Natalia Castejón

06/07/2018

Mano con temblores por párkinson

Un reciente estudio, publicado en la revista Nature Medicine, ha dado a conocer un nuevo fármaco experimental que podría ser una futura herramienta para combatir el párkinson. NLY01 ha sido el nombre elegido por los miembros del John Hopkins Medicine (EE.UU.) para denominar al medicamento que ha conseguido bloquear el deterioro de las células cerebrales en ensayos realizados en ratones y en modelos de laboratorio.

El funcionamiento de este fármaco –que es muy similar a algunos utilizados para tratar la diabetes tipo 2– es mediante la unión a los receptores de péptido 1 tipo glucagón en la superficie de algunas células. Para comprobar su efectividad, lo testaron en tres tipos de células cerebrales humanas desarrolladas en el laboratorio, la microglía, los astrocitos y las neuronas.

Gracias a NLY01 el inicio de la enfermedad se logró retrasar en 120 días en los ratones de laboratorio modificados genéticamente con párkinson

Los resultados fueron que la microglía –que se encarga de las alertas de infecciones o lesiones y de segregar una sustancia que vuelve a los astrocitos agresivos– fue la célula cerebral que presentaba dos veces más receptores para poder unirse con NLY01 que el resto, y hasta 10 veces más en las personas con enfermedad de Párkinson.

NLY01 desactiva las señales de activación de los astrocitos agresivos

En experimentos preliminares con cultivos también observaron que cuando trataron la microglía con este medicamento se desactivaban las señales de activación de los astrocitos agresivos, que dañan las conexiones neuronales, por lo que se le pudo atribuir un papel neuroprotector frente a este tipo de demencia.

En los ensayos, se modificó genéticamente a los ratones para que tuvieran más alfasinucleína, que propicia la aparición del párkinson, y en esas condiciones se estimó que los roedores debían desarrollar la enfermedad en 387 días. Sin embargo, con el tratamiento con NLY01 se consiguió retrasar el inicio de la enfermedad en más de 120 días en los 20 ratones de la muestra. A esto hay que sumarle que se apreció una reducción en los síntomas del párkinson, como los espasmos, el mareo, la fatiga, la demencia o la rigidez muscular.

Aunque todavía queda probar sus efectos en humanos, los autores son optimistas con los resultados obtenidos hasta ahora y, de corroborarse, NLY01 podría convertirse en uno de los primeros tratamientos para mitigar el avance de la enfermedad de Párkinson desde la raíz del problema.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD