PUBLICIDAD

Tejer, ocio y salud entre ovillos
Tejer es una actividad aconsejable a cualquier edad, pero los adultos mayores disfrutarán especialmente con su práctica, tanto por lo divertida que resulta, como por los beneficios que aporta a la salud de mente y cuerpo.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Beneficios de tejer para la salud mental y física

Hay quien se entretiene realizando maquetas, pintando, haciendo fotografías, o tejiendo. La idea de que tejer es una práctica “de abuelas” ha pasado a la historia, ya que hoy en día constituye una actividad de ocio que se ha puesto de moda incluso entre los más jóvenes.

Con el ritmo de vida que llevamos, las prisas, el estrés, las obligaciones… a muchas personas coger sus ovillos de lana y sus agujas, y dedicarle un tiempo a tejer les resulta un auténtico placer y privilegio. Se trata de un momento de distracción en el que eligen el color de la prenda u objeto decorativo que quieren confeccionar, la forma, el tamaño, y a quién se lo van a regalar, etcétera. Además, es una actividad que se puede realizar en cualquier lugar y en todas las épocas del año: en invierno sentado en el sofá calentito, en primavera en un parque al aire libre, en verano en la playa bajo la sombrilla, o incluso en el tren o autobús volviendo a casa del trabajo, convirtiéndose así en una vía de escape del estrés para muchas personas.

Beneficios de tejer para la salud

Además, se puede tejer solo, o en compañía de amigos o desconocidos, y en la actualidad resulta fácil encontrar clases ofertadas en centros culturales municipales o privados donde, además de aprender a tejer, se fomenta el compañerismo, el sentimiento de formar parte de un grupo y la empatía, y se crean nuevas amistades.

Tejer como terapia antiestrés

Mientras se está tejiendo una nueva prenda no solo nos divertimos, sino que también nos relajamos, algo que se ha demostrado con diferentes estudios. Uno de ellos fue el realizado por Knit For Peace, una ONG británica en la que colaboran más de 22.000 personas que tejen para personas necesitadas. Gracias a la experiencia de sus miembros, quienes afirmaban que tejer les aportaba beneficios a la salud, la ONG dio el paso e investigó sobre los efectos de esta práctica. Con una muestra de 1.000 tejedores, pudieron comprobar que el 92% de ellos presentaban mejor estado de ánimo, mientras que el 82% afirmaba que esta técnica de confección les ayudaba a relajarse.

Mientras se teje podemos llegar a un estado de relajación porque:

  • Se reducen las hormonas del estrés y la presión sanguínea, mientras que aumenta el nivel de endorfinas y de dopamina, un neurotransmisor que libera el cerebro cuando realizamos una actividad agradable.
  • La mente está concentrada en la actividad, y deja a un lado las preocupaciones y los miedos de la persona.
  • El hecho de que sea una acción repetitiva, en la que se tiene que dar punto tras punto una y otra vez, provoca un efecto relajante que se compara con el que produce la práctica de yoga o la meditación.
  • Si se practica en compañía se habla con otras personas, se comparten experiencias, logros, risas, etcétera, lo que ayuda a reducir estados de ansiedad en las personas a las que les cuesta expresar lo que sienten.
  • En el caso de que se teja solo, es un momento perfecto para reflexionar y ordenar nuestros pensamientos.
Dos hombres tejiendo

Beneficios de tejer para tu cerebro

Es lógico indicar que tejer favorece la salud de nuestro cerebro, ya que nos divierte y nos relaja mientras realizamos esta actividad, pero lo cierto es que aporta aún más beneficios a nuestra salud mental, ya que:

  • Mejora el estado de ánimo al comprobar que con nuestras propias manos podemos conseguir nuestro objetivo de crear una nueva prenda, lo que también mejora nuestra autoestima y nos aporta seguridad en nosotros mismos y en nuestras capacidades.
  • Nos obliga a estar concentrados y a pensar continuamente. Desde el momento de elegir la lana con la que vamos a tejer, a la planificación de la confección al imaginarnos la prenda que queremos elaborar, hasta cuando la terminamos y elegimos la persona a la que se la vamos a regalar…, se trata de un continuo ejercicio mental que estimula a las neuronas, ralentizando así su envejecimiento, e incluso previniendo problemas neuronales y el desarrollo de demencia.
  • Mientras estamos tejiendo, no solo están en pleno funcionamiento nuestras manos, sino también nuestros ojos, nuestro tacto, o incluso nuestros oídos escuchando la explicación del profesor (en el caso de que estemos en una clase), lo que obliga al cerebro a mantenerse activo en diferentes frentes.
  • Fomenta la coordinación y agilidad mental al tener que ir cruzando un hilo tras otro mientras piensas en cómo debes continuar para conseguir la forma que deseas. Además, según se va avanzando, se van aprendiendo técnicas más difíciles y utilizando otros tipos de hilos, lo que nos obliga a ser aún más coordinados, no solo con las manos, sino también con todos nuestros sentidos, para no equivocarnos.
  • Puede resultar una buena terapia para niños con déficit de atención, ya que mientras tejen deben estar concentrados, algo que se puede extrapolar cuando tengan que realizar otras actividades.

Tejer ayuda a mejorar la salud física

Como hemos visto, mientras tejemos mantenemos activos nuestro cerebro, nuestros sentidos, y nuestras manos. Se trata de una actividad manual de la que se puede beneficiar todo nuestro organismo. El hecho de que mejore nuestro estado de ánimo y nos ayude a relajarnos, ya resulta una píldora de salud pero es que, además, la liberación de endorfinas y el estado de concentración en el que nos obliga a estar, contribuye a reducir la tensión muscular y la sensación de dolor.

Beneficios de tejer para la salud

Estos beneficios convierten la práctica de tejer en una terapia complementaria para personas con enfermedades mentales como la demencia, el alzhéimer o trastornos psicológicos, pero también para quienes padecen una patología reumática o medular, cefalea, o algún tipo de cáncer que les provoca dolor físico. En el caso de las enfermedades reumáticas, como puede ser la artritis reumatoide o la artrosis, cuando afecta en las manos, tejer puede ayudar a las personas que la padecen a evitar la rigidez, la falta de movilidad, la inflamación y el dolor que provocan, ya que, lejos de lo que se pueda pensar, el constante movimiento de las manos ayuda a ralentizar la degeneración asociada a estas enfermedades.

Actualizado: 21 de Enero de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD