Cómo comunicar el embarazo en el trabajo
Comunicar el embarazo a la empresa puede ser un momento de tensión para muchas mujeres. Te aconsejamos cómo y cuándo informar de que estás embarazada y qué debes tener en cuenta para evitar posibles problemas.

Marco legal de comunicación del embarazo a la empresa

Actualizado: 15 de octubre de 2018

La embarazada cuenta con una serie de derechos que le sirven de paraguas en el puesto de trabajo por su nueva situación, y que están recogidos en el Estatuto de los Trabajadores, en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y, en algunas empresas, en sus propios convenios colectivos. El marco legal no debe suponer nunca una discriminación laboral ni profesional por sí mismas, y será en todo caso la actuación laboral de cada empresa y empresario la que pueda dar lugar a discriminación.

“El Estatuto de los Trabajadores regula el derecho a ausentarse del trabajo, por el tiempo que sea necesario, para acudir a las citas médicas de los exámenes prenatales pertinentes, así como para asistir a las clases de preparación al parto. Todo ello en horario laboral, sin limitación horaria y sin tener que recuperar esas horas”, explica María José Bandera, licenciada en Economía y experta en dirección de RRHH. Recuerda, eso sí, que las ausencias siempre irán acompañadas del correspondiente justificante que se facilita en el centro médico.

En cuanto al cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, la empresa está obligada a adaptar las condiciones de puesto de trabajo de la trabajadora cuando puedan ser peligrosas para la seguridad y la salud de ella y de su hijo. Señala María José López Bandera que se debe tener en cuenta que “en caso de no poder realizar otro trabajo sin merma en la retribución, dentro de sus mismas condiciones, se tendría que dar la baja a la trabajadora por riesgo en el embarazo”. Añade que “hay convenios colectivos que regulan la semana de gestación en la que se recomienda la baja debido a las condiciones de trabajo”.

En caso de que nos despidan tras comunicar el embarazo, ¿qué podemos hacer? Responde la experta que un despido sin causa justificada es considerado nulo desde el momento en que comienza el embarazo. Así que, “si esta circunstancia se produce, habrá que firmar la notificación del despido especificando “no conforme” y emprender acciones legales contra la empresa”. Sobre esta cuestión, la Federación de mujeres progresistas cree que, pese a que el despido está protegido aún queda mucho por hacer para lograr un cambio de mentalidad, porque “las empresas encuentran a menudo las artimañas para provocar la baja voluntaria o un despido acordado”.

Creado: 15 de octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD