PUBLICIDAD

Problemas dentales en conejos y cobayas
Las enfermedades dentales en los conejos y cobayas domésticos son uno de los problemas más frecuentes en la consulta veterinaria. Te contamos cuáles son los más comunes, cómo se tratan y consejos para prevenirlos.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Síntomas de problemas dentales en conejos y cobayas

Síntomas de problemas dentales en conejos

Cualquier problema dental en los conejos y las cobayas, independientemente de su origen, va a conllevar dificultad en la aprehensión del alimento, por lo que el primer síntoma que notaremos en nuestra mascota será una disminución del apetito o la anorexia en algunos casos.

En estos animales, es frecuente que el sistema digestivo sufra íleo o parálisis en periodos de inanición, ocasionando acúmulo de gases, distensión abdominal y dolor que, en casos graves, puede conllevar la muerte del animal. Por eso, es muy importante acudir al veterinario ante los primeros síntomas de algún trastorno odontológico.

Una de las formas de identificarlo en nuestro conejo o cobaya es que si las piezas dentales con sobrecrecimiento o mal alineadas han causado erosiones o úlceras en la lengua o la mucosa oral, la anorexia será más acusada y mostrará síntomas de dolor oral, como rechinar de dientes, salivación excesiva, comportamiento agresivo o rechazo al tacto. Además, suelen encontrarse inapetentes y descuidan su aseo diario, mostrando pelaje mate y con nudos.

En ocasiones, dejan de ingerir los cecotrofos, que son partes pequeñas de materia fecal que reaprovechan por su alto contenido en flora intestinal. Las encontraremos sobre el lecho de la jaula o pegadas al pelo de la zona perineal. Indirectamente, la ausencia de flora puede generar sobrecrecimiento bacteriano intestinal.

Por su parte, las infecciones dentales y del hueso maxilar o mandibular, causan dolor, anorexia, mal aliento y formación de abscesos a distintos niveles, que se pueden detectar como masas tumefactas debajo de la piel alrededor de la boca, que pueden formar fístulas al exterior. Si la infección se localiza en el maxilar, puede obstruirse el conducto lacrimal, generando irritación ocular y de los párpados por rebosamiento de la lágrima. Los abscesos en los últimos molares superiores pueden afectar al globo ocular, empujándolo desde atrás y exponiéndolo, produciendo conjuntivitis y ulceraciones secundarias.

Diagnóstico de problemas dentales en cobayas y conejos

La anorexia es el primer síntoma que nos puede hacer sospechar de un problema dental en nuestra pequeña mascota. Ante cualquier sospecha, es muy importante visitar a nuestro veterinario de confianza para que realice una exploración minuciosa de la cavidad oral porque, aunque el sobrecrecimiento de incisivos es fácil de visualizar cuando los dientes sobresalen fuera de la boca, los pequeños crecimientos o maloclusiones solo se aprecian levantando los labios.

Además, para visualizar correctamente los premolares y molares, es necesario sedar al animal para no dañarle o estresarle al abrir la boca. Para ello, se colocan unas piezas metálicas denominadas abrebocas y separadores y se introduce un tubo con luz y cámara acoplada (endoscopio). De esta forma también podremos observar daños secundarios en tejidos blandos, como la lengua o la mucosa oral.

En casos de maloclusión o sobrecrecimiento graves, es necesario realizar estudios radiográficos e incluso TAC, para comprobar el estado del hueso, detectar signos compatibles con infección y valorar el tratamiento más adecuado para la cobaya o el conejo.

Tras una extracción dental o en caso de ausencia o fractura es muy importante realizar radiografías para verificar que no quedan restos dentales que puedan infectarse posteriormente.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD