PUBLICIDAD

Lubricantes sexuales
Existe una amplia gama de lubricantes íntimos con propiedades como facilitar la penetración o potenciar el orgasmo, que te pueden ayudar a disfrutar más del sexo. Te decimos cómo elegir y usar el más adecuado para tus relaciones.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Contraindicaciones de los lubricantes sexuales

Contraindicaciones de los lubricantes sexuales

El uso de los lubricantes sexuales, sobre todo si no se hace de manera correcta, conlleva algunos riesgos que debes conocer. Uno de los más importantes es la posibilidad de que con el roce se pierda el preservativo, aumentando la probabilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual, o de embarazo.

Hay que recordar que después del encuentro es importante limpiar bien la zona genital para evitar que restos del gel lubricante puedan causar una infección vaginal, al igual que ocurre si se quiere mantener sexo vaginal y anal en el mismo encuentro; en estos casos se recomienda que después del sexo anal se lave bien el pene o el juguete sexual, se cambie el preservativo, y se aplique de nuevo el lubricante íntimo.

Norma Ageitos subraya que estos productos están diseñados para un uso esporádico, por lo que en ningún caso se debe pretender acelerar los tiempos de los encuentros eróticos, pues este hecho podría provocar insatisfacción por falta de excitación propia. Excepto en los casos de menopausia u otros problemas con la lubricación, no se debe sustituir la humedad vaginal natural por estos productos, sino que deben ser un complemento. Si los lubricantes se emplean de manera abusiva pueden provocar irritaciones e infecciones.

Si estáis buscando un embarazo, debéis saber que los lubricantes, aunque no lleven espermicidas en sus composiciones, pueden hacer que los espermatozoides tengan menos movilidad y, por tanto, afectar de manera negativa a la concepción.

Qué no usar como lubricante íntimo

No hay que confundir las cremas hidratantes, las vaselinas, los aceites de masaje, u otros tipos de aceite como el de oliva o el de coco, con lubricantes sexuales. La sexóloga Norma Ageitos recuerda que solo los geles que se comercializan para usar en el sexo han pasado controles de seguridad que demuestran que son aptos para las zonas genitales. Sin embargo, cualquier otro alimento, cosmético o remedio casero que veas por Internet sin homologar puede provocar irritaciones, infecciones y hongos, por lo que no se recomiendan en absoluto, explica la sexóloga Nayara Malnero.

Además, el uso de estos elementos puede dañar los preservativos, provocando su rotura y el riesgo que esto conlleva.

Muchas parejas utilizan la saliva como lubricante, sin embargo, esta se seca rápido y puede dejar la zona pegajosa y con un olor no del todo agradable, así que si quieres que todo fluya como la seda durante tus relaciones sexuales, no te olvides de tener a mano tu lubricante.

Actualizado: 26 de Octubre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD