Más de 10 millones de niños en África sufrirán malnutrición en 2021

Cuatro países y una región de África experimentan graves crisis humanitarias mientras lidian con la escasez de alimentos, la pandemia de COVID-19 y la hambruna. UNICEF advierte que las cifras podrían aumentar más sin acciones urgentes.

31/12/2020

Niños jugando en África

A medida que se acerca el 2021, UNICEF lanza la voz de alarma sobre la salud y el bienestar de 10,4 millones de niños que sufrirán desnutrición aguda el próximo año en la República Democrática del Congo (RDC), noreste de Nigeria, Sudán del Sur y Yemen, así como en la región del Sahel Central. Todos estos son países y regiones experimentan graves crisis humanitarias mientras también lidian con una creciente escasez de alimentos, una pandemia mortal y una inminente hambruna.

“Para los países que se están recuperando de las consecuencias de los conflictos, los desastres y el cambio climático, el COVID-19 ha convertido una crisis nutricional en una catástrofe inminente”, dijo la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

“Las familias que ya normalmente luchan por alimentar a sus hijos están ahora al borde de la hambruna. No podemos dejar que sean las víctimas olvidadas de 2020", añadió.

República Democrática del Congo, Nigeria, Sudán del Sur y Yemen

En la República Democrática del Congo, se estima que 3,3 millones de niños menores de cinco años sufrirán desnutrición aguda en 2021, incluido al menos un millón con desnutrición aguda grave. Estas cifras alarmantes se deben a la inestabilidad constante, las consecuencias socioeconómicas de la pandemia de COVID-19 y el acceso limitado a servicios esenciales para niños y familias vulnerables.

En el noreste de Nigeria, se espera que más de 800.000 niños padezcan desnutrición aguda en 2021, incluidos casi 300.000 con desnutrición aguda grave que corren un riesgo inminente de muerte. En el noroeste del país, la situación nutricional es aún más grave. El estado de Kebbi está experimentando una tasa de desnutrición crónica del 66%, más de un 20% más que el estado de Borno en el noreste. En el estado de Sokoto, también en el noroeste de Nigeria, cerca del 18% de los niños sufren emaciación y el 6,5% sufre emaciación grave.

En Sudán del Sur, la actualización de la Clasificación Integrada de la Fase de Seguridad Alimentaria (CIF) publicada a principios de este mes indicó un mayor deterioro de la seguridad alimentaria, y se espera que casi 7,3 millones de personas, el 60% de la población, se enfrenten a una carestía de alimentos aguda grave en 2021.

El Programa Mundial de Alimentos se vio obligado a recortar los suministro de comida en Sudán del Sur y otras partes del este de África en agosto de 2020, debido a la falta de dinero

Se estima que 1,4 millones de niños sursudaneses sufrirán desnutrición aguda en 2021, la más alta desde 2013. Mientras tanto, se espera que el número de niños que padecen desnutrición aguda grave aumente de unos 292.000 niños este año a más de 313.000 niños en 2021.

El aumento de la inseguridad alimentaria en el hogar y la desnutrición aguda entre los niños se atribuye al conflicto y la inseguridad en curso, y al acceso limitado a servicios básicos de nutrición, atención médica y agua, saneamiento e higiene. Las inundaciones en algunas áreas en 2020 han exacerbado el ya alto nivel de desnutrición aguda entre los niños.

En todo Yemen, más de dos millones de niños menores de cinco años sufren desnutrición aguda, incluidos casi 358.000 con desnutrición grave, una cifra que se espera que aumente. En 133 distritos del sur de Yemen, donde viven 1,4 millones de niños menores de cinco años, un análisis reciente revela un aumento de casi el 10% en los niños con desnutrición aguda entre enero y octubre de 2020. Esto incluye un aumento de más del 15% (casi 100.000 niños) en casos de desnutrición aguda grave. Se está finalizando un análisis similar para el norte de Yemen y también se esperan resultados alarmantes allí.

Situación en el Sahel central

En los países del Sahel central de Burkina Faso, Malí y Níger, la intensificación del conflicto, el desplazamiento y las crisis climáticas dejarán a aproximadamente 5,4 millones de personas luchando por satisfacer sus necesidades alimentarias diarias durante la próxima temporada de escasez.

La inseguridad alimentaria aguda ha aumentado en un 167% en Burkina Faso, un 34% en Malí y un 39% en Níger, en comparación con el promedio de cinco años.

El número de niños que padecen desnutrición aguda pronto podría aumentar en un 21%. Esto llevaría el número total de niños desnutridos en los tres países a la asombrosa cifra de 2,9 millones, incluidos 890.000 niños que padecen desnutrición aguda grave.

En todos estos países y regiones, UNICEF insta a los actores humanitarios sobre el terreno y a la comunidad internacional a ampliar urgentemente el acceso y el apoyo a los servicios de nutrición, salud y agua y saneamiento para niños y familias.

A pesar de los desafíos en el contexto de COVID-19, este año UNICEF continúa brindando asistencia para salvar vidas a los niños más vulnerables y sus familias en las áreas más difíciles de alcanzar a través de ajustes en los programas existentes para mantener y aumentar el acceso. UNICEF ha pedido más de 1000.000 millones de dólares para apoyar sus programas de nutrición que salvan vidas para los niños en países afectados por crisis humanitarias durante 2021.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD