La música de Mozart podría ayudar a prevenir las crisis epilépticas

Demuestran que el 'efecto Mozart' reduce la actividad cerebral epiléptica, concretamente la Sonata para dos pianos K448 ayudó a reducir un 32% las descargas epileptiformes, las ondas cerebrales que causan los ataques de epilepsia.
Escrito por: Natalia Castejón

21/06/2021

Música de Mozart mejora la epilepsia

La música de Mozart podría tener efectos antiepilépticos, por lo que podría ser una terapia complementaria al tratamiento para la prevención de crisis epiléticas. Así lo ha dado a conocer un estudio que ha analizado el conocido como ‘Efecto Mozart’ al medir la repercusión en la actividad cerebral de la Sonata para dos pianos K448 del compositor en el cerebro de 18 personas con epilepsia.

PUBLICIDAD

Los resultados, que se han dado a conocer en el 7º Congreso de la Academia Europea de Neurología (EAN), ha mostrado que escuchar esa pieza de música reducía hasta un 32% las descargas epileptiformes, ondas cerebrales eléctricas que pueden causar una alteración en el cerebro responsable de los ataques de epilepsia.

“Escuchar a Mozart provocó una disminución del 32% en las descargas epileptiformes, pero escuchar el número 94 de Haydn provocó un aumento del 45%”

El análisis se hizo comparando dos piezas, una de Mozart, la Sonata para dos pianos K448, y la Sinfonía nº 94 de Haydn, y para medirlo se utilizaron electrodos intracerebrales que se habían implantado en el cerebro de los participantes. Los hallazgos se han publicado en el European Journal of Neurology.

PUBLICIDAD

Diferentes efectos en función del sexo

“Para nuestra sorpresa, hubo diferencias significativas entre los efectos de escuchar el K448 de Mozart y el Nº 94 de Haydn. Escuchar a Mozart provocó una disminución del 32% en las descargas epileptiformes, pero escuchar el número 94 de Haydn provocó un aumento del 45%”, ha explicado Iván Rektor, uno de los investigadores del estudio.

Sin embargo, también encontraron que las propiedades acústicas, como son el ritmo, la dinámica y el tono, indicaron que las características acústicas de la composición musical causaban efectos diferentes entre los hombres y las mujeres. Escuchar la música de Haydn provocó descargas epileptiformes suprimidas solo en el caso de las mujeres, mientras que en los hombres se produjo un aumento de las descargas epileptiformes.

PUBLICIDAD

Estos efectos, según apuntaban estudios anteriores, podrían deberse a que la música influye en las emociones mediante la dopamina, el neurotransmisor de recompensa del cerebro que causa sensación de felicidad, aunque todavía no hay pruebas contundentes de que este sea el motivo por el cual se redujeron los casos de crisis epilépticas en el grupo de estudio. De hecho, según explicó el profesor Rektor “los efectos de escuchar música sobre la epilepsia no se pueden explicar por el efecto de la dopamina liberada por el sistema de recompensa, (ya que) nuestros pacientes no eran conocedores de la música y dijeron que eran emocionalmente indiferentes a las dos piezas musicales. Por lo tanto, no había razón para creer que K448 evocaba más placer que el número 94”.

PUBLICIDAD

“Creemos que las características físicas 'acústicas' de la música de Mozart afectan las oscilaciones cerebrales, u ondas cerebrales responsables de reducir la descargas epileptiformes”, ha añadido Rektor. Por tanto, creen que se deben seguir estudiando las piezas musicales que tengan propiedades acústicas bien definidas, pues los hallazgos podrían ayudar a desarrollar un nuevo método no invasivo basado en terapias musicales individualizadas para prevenir y controlar las convulsiones epilépticas en el futuro.

Actualizado: 22 de junio de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD