Vivir cerca de árboles protege del daño vascular por contaminación

Vivir cerca de una abundante vegetación verde puede compensar los efectos negativos de la contaminación del aire en la salud de los vasos sanguíneos, según han demostrado investigadores de la Universidad de Louisville.

26/01/2021

Los árboles protegen del riesgo vascular

Cada vez son más los estudios que relacionan vivir junto a espacios verdes, como parques o grandes arboledas, con distintos beneficios para la salud de los habitantes de grandes urbes, desde la reducción del síndrome metabólico, a la mejora del rendimiento escolar, o una reciente en Filadelfia que relacionaba el hecho de plantar más árboles con una reducción de la mortalidad prematura. En este sentido, este tipo de estudios previos han demostrado que la proximidad a espacios verdes (árboles y otra vegetación) puede reducir los niveles de presión arterial y el riesgo de enfermedad cardíaca. En ellos pueden entrar en juego una serie de factores ambientales, que incluyen una mayor oportunidad para hacer ejercicio al aire libre, una reducción del estrés mental y un nivel socioeconómico. Sin embargo, la relación entre la salud vascular (vasos sanguíneos), los espacios verdes y la contaminación del aire no se ha explorado completamente.

En este nuevo estudio, dirigido por Aruni Bhatnagar, profesora de medicina y directora del Instituto Ambiental Christina Lee Brown de la UofL, que se publicó antes de la impresión en el American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology, los investigadores observaron la rigidez arterial de voluntarios adultos con afecciones concurrentes como obesidad, presión arterial alta, diabetes y colesterol alto, que colocan a los voluntarios en la categoría de riesgo moderado a grave de enfermedad cardíaca.

“Aunque sabemos desde hace mucho tiempo que la exposición a la contaminación del aire tiene efectos adversos en nuestros vasos sanguíneos, este estudio muestra que quienes viven en vecindarios más verdes pueden verse menos afectados”, dijo Bhatnagar. “Por lo tanto, una forma de prevenir los efectos nocivos para la salud de la contaminación del aire puede ser hacer que los vecindarios sean más ecológicos”.

Vivir en zonas verdes protege la función de los vasos sanguíneos

Utilizando las direcciones residenciales de los participantes del estudio y los datos del Servicio Geológico de EE.UU., y las estaciones de monitoreo de la Agencia de Protección Ambiental local, el equipo de investigación analizó los factores ambientales donde vivían los voluntarios, incluidos:

  • Índice de vegetación, que incluye la cantidad y la variación de los niveles de verdor dentro de un radio de 200 metros y un kilómetro (0,62 millas) alrededor de la casa de cada voluntario.
  • Material particulado, diminutas partículas tóxicas invisibles a simple vista, en el aire.
  • Niveles de ozono, un gas tóxico incoloro y contaminante significativo del aire.

En momentos en que el material particulado y los niveles de ozono eran altos, los participantes tenían niveles más altos de rigidez arterial, sin embargo, aquellos que vivían en áreas con más flora tenían una mejor función de los vasos sanguíneos. Los árboles y otras zonas verdes compensan la disfunción vascular que causa la contaminación del aire, explicaron los investigadores.

Los vecinos que vivían en zonas verdes mostraron una mejor función de los vasos sanguíneos a pesar de que el material particulado y los niveles de ozono en el aire eran altos

En trabajos anteriores, los investigadores encontraron que las personas que viven en áreas con una gran cantidad de verdor muestran una menor exposición a sustancias químicas volátiles y tienen mayores ingresos familiares. En el estudio actual, exploraron las relaciones entre la vegetación, la contaminación del aire y la rigidez arterial y encontraron una correlación similar entre el índice de vegetación de diferencia normalizada del Servicio Geológico de EE.UU. y el ingreso familiar promedio. Incluso al ajustar los hábitos de estilo de vida autoinformados, como el ejercicio y el tabaquismo (el 70% de los voluntarios eran no fumadores), los investigadores encontraron que “los efectos de los espacios verdes en la función hemodinámica son en gran medida independientes de los ingresos familiares medios, los niveles de actividad física y el consumo de tabaco”.

“Estos hallazgos indican que vivir en áreas verdes puede favorecer la salud vascular y que los efectos [favorables] de las zonas verdes pueden ser atribuibles, en parte, a la exposición atenuada a contaminantes del aire como [material particulado] y ozono”, dijo Daniel Riggs, bioestadístico de la UofL y primer autor del estudio.

Esta investigación se llevó a cabo en conjunto con el Green Heart Project, un estudio único en su tipo sobre los efectos de las plantas en la salud humana, dirigido por investigadores del UofL Envirome Institute.

Fuente: University of Louisville

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD