PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

La leche de coneja ayuda en las enfermedades cardiovasculares

Coneja

La leche de coneja para tratar los problemas cardiovasculares ya se ha probado en 200 personas.

20 de Enero de 2010

Un grupo de investigadores holandeses han comprobado que la leche de coneja modificada genéticamente para incluir una proteína, el inhibidor C1 y un gen humano, puede resultar beneficiosa para los pacientes con problemas cardiovasculares.

Los científicos pretenden emplear este tipo de leche alterada genéticamente, que ya se ha probado en unas 200 personas, para evitar que se produzcan rechazos en el caso de trasplantes de órganos y regeneración de los tejidos que se lesionan durante diversas situaciones como un derrame cerebral, accidentes de tráfico o infartos, y también serviría de ayuda en el tratamiento de algunas afecciones hereditarias del sistema inmunológico como el angioedema, que se origina precisamente como consecuencia de la falta o el mal funcionamiento de la proteína C1.

La C1 interviene en el control de los procesos inflamatorios del organismo, por lo que puede ser perjudicial para la salud que sus niveles disminuyan. Por este motivo, en la actualidad hay una gran demanda de esta proteína, que normalmente se extrae de sangre humana o de animales; pero este proceso resulta caro y supone correr riesgos de infección por virus como el VIH o el CJD (responsable de la enfermedad de Creutzfeldt-Jacob). El nuevo procedimiento, por el contrario, permite producir la proteína con un coste bajo y sin límite de cantidad, según afirma Sijmen de Vries, el director ejecutivo de Pharming, la empresa que hará realidad el proyecto si el producto finalmente obtiene el visto bueno de las autoridades sanitarias europeas competentes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

76%
aumentaron los casos de malaria en Venezuela en 2016 a causa de la crisis económica
'Fuente: 'Foro Malaria en las Américas 2017, convocado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)''