Hacer ejercicio físico contrarresta los daños por la falta de sueño

La falta de sueño puede aumentar el riesgo de diabetes, obesidad o trastornos mentales, un estudio ha encontrado que hacer las cantidades de ejercicio recomendadas o más podría contrarrestar estos efectos negativos.
Escrito por: Natalia Castejón

01/07/2021

El ejercicio compensa la falta de sueño

Está comprobado, las personas que duermen menos tienen más problemas de salud a largo plazo, como obesidad, diabetes o trastornos mentales. Un estudio ha encontrado que estos efectos negativos de un pobre descanso se podrían contrarrestar practicando las cantidades de ejercicio que recomiendan las autoridades, o incluso más.

En la investigación, publicada en el British Journal of Sports Medicine, se tuvo en cuenta la asociación que indica que aquellas personas que tienen peor calidad de sueño y hacen menos ejercicio presentan mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares o cáncer. Para poder analizarlo a fondo se realizaron pruebas en un grupo de 380.055 personas de 55 años de media, que informaron sobre su actividad física semanal y su calidad del sueño.

Hacer poco ejercicio y dormir mal aumentó un 57% el riesgo de morir por cualquier causa, un 67% el riesgo de cardiopatía y hasta un 45% más de probabilidades de desarrollar algún cáncer

Los niveles de ejercicio físico se categorizaron según la escala Metabolic Equivalent of Task (MET) que equivale a las calorías gastadas por minuto de actividad, por ejemplo, las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que es aconsejable realizar 150 minutos de actividad moderada o 75 minutos de actividad física vigorosa a la semana, equivalente a 600MET.

Los rangos en los que se clasificaron a los participantes fueron: actividad alta cuando era 1200 o más MET, media en el caso de estar entre 600 y 1200, o bajo, entre 1 y 600. El sueño se distinguió en pobre, intermedio o saludable en función del cronotipo, insomnio, duración del sueño, somnolencia o ronquidos.

Hasta un 91% más de riesgo de cáncer de pulmón

Los resultados finales tras hacer una docena de combinaciones distintas y durante un periodo de más de 11 años, indicó que el 56% de los participantes tenían un sueño saludable, el 42% de calidad intermedia y el 3% con descanso pobre. Encontraron que cuanto menor era la puntuación del sueño, mayores eran los riesgos de muerte por cualquier causa, por todos los tipos de enfermedades cardiovasculares y por accidente cerebrovascular isquémico.

En el caso de los que hacían poco o nulo ejercicio y un sueño deficiente presentaban un 57% más de riesgo de morir por cualquier causa, un 67% más de riesgo de enfermedad cardiovascular, 45% más de probabilidades de cualquier cáncer y hasta un 91% más de riesgo de cáncer de pulmón, en comparación con los que tenían una actividad física alta y un sueño saludable.

“Los niveles de actividad física en o por encima del umbral de la guía de la OMS (600 minutos de tarea equivalente metabólica/semana) eliminaron la mayoría de las asociaciones deletéreas del sueño deficiente con la mortalidad”, indican los investigadores. Aun así, advierten de que este estudio es observacional, por lo que no se puede establecer una relación causa-efecto y se debe seguir investigando.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD