Cada 16 segundos nace un bebé muerto en el mundo, según la ONU

Unos dos millones de neonatos en el mundo nacen muertos cada año –uno cada 16 segundos–, según la ONU, un dato que podría empeorar debido a la reducción del control del embarazo a causa de la pandemia por COVID-19.
Escrito por: Natalia Castejón

08/10/2020

Cada 16 segundos nace un bebé muerto en el mundo

Según las primeras estimaciones de UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la División de Población del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas y el Grupo del Banco Mundial, casi dos millones de bebés nacen muertos cada año en el mundo, una cifra equivalente a uno cada 16 segundos. Los expertos advierten que estas cifras podrían ser peores como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

Según explican en el informe, el 84% de los mortinatos –aquellos bebés que nacen sin signos de vida a partir de las 28 semanas de gestación– ocurren en países con ingresos medianos y bajos; por ejemplo, en el año 2019, tres de cada cuatro de estos nacimientos sin vida se dieron en el sur de Asia o en África subsahariana.

Una reducción del 50% en los servicios sanitarios por la pandemia de COVID-19 podría llegar a causar unos 200.000 mortinatos adicionales en un año

El nacimiento de bebés fallecidos se debe a la carencia de un control del embarazo de calidad, una adecuada atención prenatal y al personal poco capacitado para atender un parto, pues nada menos que el 40% de las muertes se producen durante el parto, una cifra que se acerca al 50% en el caso de África subsahariana y Asia central y meridional, y baja al 6% en Europa, Australia, América del Norte y Nueva Zelanda.

La pandemia de COVID-19 dificulta el control prenatal

No obstante, los expertos han alertado de que esta situación podría agravarse como consecuencia de la actual pandemia de COVID-19, que ha derivado en una reducción de los servicios de salud en materias que no sean la propia enfermedad causada por el SARS-CoV-2. Al parecer, según exponen, una reducción del 50% en los servicios sanitarios por la pandemia podría llegar a causar unos 200.000 mortinatos adicionales en el periodo de un año en 117 países de medios y bajos ingresos, lo que supone un aumento de un 11,1%.

Antes incluso de que estallase la pandemia pocas mujeres de los países de ingresos medios y bajos recibían una atención oportuna y de calidad enfocada a prevenir la muerte del feto. Según datos del informe, el 50% de los 117 países analizados tiene una cobertura de entre menos del 2% y un 50% como máximo para las intervenciones más importantes durante la gestación, como prevención de la malaria, cesárea, detección y tratamiento de la sífilis y control y prevención de la hipertensión en el embarazo.

"La tragedia de la muerte fetal muestra cuán vital es reforzar y mantener los servicios de salud esenciales, y cuán crítico es aumentar la inversión en enfermeras y parteras”, indica el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. Pero el informe no solo se centra en países en vías de desarrollo, sino que también incluye a otros países desarrollados.

Y es que 39 países de ingresos altos tuvieron en 2019 más casos de mortinatos que de fallecimientos neonatales; además, 15 países mostraron unos niveles mayores de bebés nacidos muertos que de bebés nacidos sanos. Con todo ello, los expertos pretenden concienciar de la importancia de que las mujeres embarazadas reciban un acceso continuo a servicios sanitarios de calidad antes y durante el parto, para poder así prevenir la muerte fetal.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD