Vinculan las náuseas matutinas graves en el embarazo con la depresión

La hiperémesis gravídica, una complicación del embarazo que consiste en sufrir náuseas y vómitos matutinos graves, puede aumentar significativamente el riesgo de desarrollar depresión prenatal o posparto, según un estudio británico.
Escrito por: Eva Salabert

16/10/2020

Relacionan las náuseas matutinas graves en el embarazo con la depresión

Las mujeres que sufren náuseas y vómitos matutinos graves durante el embarazo, lo que se conoce como hiperémesis gravídica (HG), tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión tanto a lo largo de la gestación como después del parto, según un nuevo estudio realizado por científicos del Imperial College London y el Imperial College Healthcare NHS Trust (Reino Unido) que se ha publicado en BMJ Open.

Las náuseas matutinas graves son una de las causas más comunes de hospitalización durante el embarazo y pueden continuar hasta el nacimiento del bebé. Las afectadas pueden permanecer en cama durante semanas o sufrir deshidratación y pérdida de peso, y con frecuencia no pueden trabajar o cuidar de otros hijos a su cargo. En Reino Unido, este trastorno afecta a alrededor del 1-2% de las embarazadas.

La hiperémesis gravídica aumenta el riesgo de depresión

En el estudio participaron 214 mujeres en tres hospitales de Londres –Chelsea and Westminster Hospital NHS Foundation Trust, Queen Charlotte's and Chelsea Hospital y St Mary's Hospital– que se encontraban en el primer trimestre del embarazo, la mitad de las cuales fueron reclutadas cuando ingresaron en el hospital con síntomas de hiperémesis gravídica. Los investigadores seleccionaron a otro grupo similar de mujeres que no sufrían náuseas ni vómitos importantes, para que sirvieran como control.

Las mujeres con hiperémesis gravídica tienen “8 veces más probabilidades de sufrir depresión prenatal y 4 veces más de tener depresión posparto”

Ninguna de estas mujeres había estado en tratamiento por problemas de salud mental en el último año, y su bienestar psicológico fue evaluado en el primer trimestre del embarazo y seis semanas después del nacimiento del bebé. El 49% de las mujeres con HG sufrió depresión durante el embarazo, algo que solo le ocurrió al 6% de las del grupo de control.

En cuanto a la depresión posparto, la experimentó el 7% de las mujeres del grupo de control, frente al 29% de las del grupo con HG. Además, la mitad de las participantes con HG tuvieron que faltar al trabajo durante cuatro o más semanas durante o después del embarazo.

Impacto psicológico de las náuseas graves en el embarazo

La doctora Nicola Mitchell-Jones, especialista en obstetricia y ginecología y autora principal del estudio, opina que el impacto psicológico de la HG no se toma lo suficientemente en serio, ni por parte de los profesionales sanitarios, ni de la población general, y afirma que los resultados del trabajo indican que las mujeres que sufren esta complicación del embarazo tienen unas “ocho veces más probabilidades de sufrir depresión prenatal y cuatro veces más probabilidades de tener depresión posparto”.

La especialista añade que algunas de las participantes en el estudio tuvieron incluso pensamientos de autolesión mientras experimentaban HG, por lo que cree que hay que hacer algo más que tratar los síntomas físicos de HG, y es necesario evaluar la salud mental y apoyar a las mujeres con este problema.

Además, aunque en el estudio no encontraron ninguna asociación directa entra la HG y el vínculo madre-hijo, en otros estudios se ha comprobado que la depresión materna puede tener un impacto negativo sobre dicho vínculo. Mitchell-Jones espera que sus hallazgos contribuyan a mejorar la comprensión de la HG y a cambiar las pautas de asistencia a las mujeres con este trastorno para que se incluya un examen psicológico y se las derive a un especialista en salud mental cuando sea necesario.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD