Crean perfiles individuales de riesgo frente a COVID-19 en residencias

Un equipo de investigadores del CSIC está creando perfiles de riesgo individual frente a COVID-19 de los mayores que viven en residencias, lo que permite predecir los contagios, la evolución de la enfermedad y el fallecimiento.
Escrito por: Natalia Castejón

20/07/2020

Crean perfiles individuales de riesgo frente al coronavirus en residencias

Las personas mayores son el grupo más vulnerable frente al COVID-19, según los datos, el 87% de los fallecidos por esta enfermedad en España tenían más de 70 años. Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) junto con la Farmacia de Dalt están desarrollando perfiles de riesgo de salud individuales contra el coronavirus de personas de la tercera edad en centros de salud y residencias de mayores.

Con este proyecto, llamado Proyecto Branyas en honor a María Branyas, mujer más longeva de España que con 113 años ha vencido a la enfermedad, se podrá predecir el contagio por SARS-CoV-2, la evolución de la infección –tanto con síntomas leves, intermedios que requieran de hospitalización o graves, que necesiten ingreso en UCI, oxígeno y ventiladores–, además de poder saber el riesgo de fallecimiento de los individuos.

Con esta herramienta se podrá gestionar mejor los centros geriátricos, estableciendo perfiles individuales de riesgo de COVID-19 y optimizando la atención personal y sanitaria.

Para conseguir que sea fiable, se analizará el historial de enfermedades y medicamentos prescritos a más de 3.000 mayores institucionalizados en centros socio-sanitarios de Cataluña, y se tendrán en cuenta sus parámetros inmunológicos, biológicos y de microbiota intestinal. Así lo ha explicado Diego Ramiro, uno de los investigadores del CSIC del Instituto de Economía, Geografía y Demografía (IEGD-CSIC) y director del proyecto.

Una herramienta para proteger a la tercera edad de nuevos brotes

Lo que los expertos pretenden con estos perfiles es conocer de forma conjunta el efecto de todos estos factores en la salud de los mayores, para poder así diseñar medidas más efectivas y personalizadas a cada individuo, ayudando así a proteger a las personas de la tercera edad de posibles nuevos brotes o incluso de enfermedades infecciosas similares.

También servirá para gestionar mejor los centros geriátricos, que han sido duramente azotados durante la pandemia, pudiendo establecer perfiles individuales de riesgo y optimizando la atención personal y sanitaria de este colectivo en peligro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD