PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Tercera edad

La excesiva somnolencia diurna, predictor de alzhéimer en mayores

La somnolencia diurna que sufren algunas personas mayores se ha asociado con una mayor acumulación de placas de beta-amiloide en el cerebro, lo que podría ser una señal de alerta de mayor riesgo de alzhéimer.
Escrito por: Eva Salabert

20/03/2018

Hombre mayor con somnolencia diurna

Los que dormían poco o mal tenían más acumulación de placas de proteína beta-amiloide en el cerebro.

Un nuevo estudio ha asociado la excesiva somnolencia diurna en adultos mayores –basada en la dificultad que estos manifestaban para mantenerse despiertos, o sus quejas sobre un exceso de sueño por las mañanas– y un posible mayor riesgo futuro de desarrollar alzhéimer, una enfermedad neurodegenerativa que trabajos anteriores ya habían relacionado con la falta de sueño, o una mala calidad del mismo provocada por enfermedades como la apnea del sueño.

En concreto, en la nueva investigación, que ha sido liderada por Prashanthi Vemuri, del Departamento de Radiología de la Clínica Mayo en Rochester (Estados Unidos), y se ha publicado en JAMA Neurology, se ha observado que las personas que dormían poco o mal y tenían más sueño durante el día, presentaban una mayor acumulación de placas de proteína beta-amiloide –que constituye un biomarcador del desarrollo alzhéimer– en sus cerebros.

El cerebro elimina la proteína beta-amiloide durante el sueño, evitando que se acumule en forma de placas

Los investigadores estudiaron a 283 hombres y mujeres de 70 años o más que no padecían demencia, y que contestaron a cuestionarios para informar sobre su calidad de sueño, en los que se descubrió que 63 de ellos (el 22,3%) padecían una somnolencia excesiva durante el día. A los participantes también les realizaron al menos dos pruebas de imagen cerebrales entre 2009 y 2016, que mostraron que los que no dormían suficiente tenían más beta-amiloide y proteína tau en su líquido cefalorraquídeo.

Durante el sueño se elimina la proteína beta-amiloide

No se ha podido establecer una relación de causa y efecto, ya que se trata de un estudio observacional, pero se sabe que para evitar que se formen estas placas en el cerebro es necesario dormir suficiente, porque durante el sueño se elimina la proteína beta-amiloide y se previene así su acumulación. Si la calidad del descanso no es buena y, por ejemplo, se producen despertares nocturnos o se duermen pocas horas, no es posible eliminar las placas, lo que sugiere que esta podría ser la causa de la asociación entre la somnolencia excesiva y la aparición de los factores de riesgo de alzhéimer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD