PUBLICIDAD

Mente y emociones
Quimioterapia, ¿cómo afrontarla?
Los efectos secundarios de un tratamiento de quimioterapia no sólo afectan al físico del paciente con cáncer, también a su ánimo y sus relaciones sociales. Un experto psicólogo te explica cómo afrontarlo.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

¿Cómo afecta la quimioterapia a las relaciones de pareja y familia?

Uno de los aspectos a planificar durante el tratamiento del cáncer es la relación de pareja, ya que ésta puede resultar seriamente dañada, lo que podría llegar a desembocar en la separación o el divorcio. Esto es debido tanto al agotamiento por parte de la pareja, por tener que atender al paciente, estar siempre pendiente de él, cuidarle y además llevar su propia vida y obligaciones adelante, como porque la relación entre ellos no se mantiene estable.

Para superar todas estas dificultades es conveniente que exista una buena comunicación entre la pareja, es preciso realizar una programación en la cual se decida cómo se va a repartir el tiempo de cuidado del paciente, para que ésta no sea la única actividad que realicéis. Dejándo así a la pareja del paciente un tiempo propio de relajación y esparcimiento, en el que se pueda ejercitar alguna actividad que le separe y le sirva para desconectar de la situación de cuidado del enfermo.


¿Cómo afecta a las relaciones filiales y cómo ayudar?

Los padres, cuando es un hijo el que está enfermo de cáncer y en tratamiento, suelen permanecer siempre a su lado, repartiéndose las tareas de su cuidado y compatibilizando en la medida de lo posible ese cuidado con sus propios quehaceres, con el fin de continuar con una vida lo más normal posible. Pensar que entre dos las tareas de cuidado y del hogar se hacen más llevaderas.

Un aspecto a tener en cuenta por parte de los padres es que sus hijos se comportan de determinada manera en función de las reacciones que vean en los demás, si se sienten rechazados o sobreprotegidos ellos tenderán a preocuparse, pues entenderán que lo que tienen es más grave. De ahí la importancia de que los padres superen sus propios miedos y preocupaciones, y que obtengan toda la información necesaria sobre la enfermedad, su evolución y curación para poder ofrecer un apoyo sincero a sus hijos, sin tener que esconderse a llorar cuando él no mire, o con peleas entre la pareja por las tensiones no liberadas.

En el caso en que el adulto sea el paciente, un error importante en el que a veces se incurre es buscar el apoyo de los hijos por parte del paciente o de su pareja.

A veces los hijos hacen suya la preocupación de los padres, y pueden llegar a reflejarlo poniéndose ellos enfermos; otras veces enferman buscando la atención que han perdido al ponerse uno de sus padres enfermos. En todos estos casos, lo mejor es hablarles con calma para quitarles los miedos que puedan tener.

Actualizado: 16 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Javier Rivera, experto en fibromialgia

Dr. Javier Rivera, experto en fibromialgia

Dr. Javier Rivera

Experto en fibromialgia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid
"Hay tres vías: medicación, ejercicio y terapia psicológica, que son imprescindibles en estos momentos en el manejo de la fibromialgia"

Salud en cifras

600.000
personas sufren esquizofrenia o trastornos asociados en España
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM)’'

PUBLICIDAD