PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Los bebés prematuros sufren dolor sin recibir tratamiento

Los bebés prematuros ingresados en unidades de cuidados intensivos que no son evaluados para determinar si sienten dolor y administrarles la analgesia adecuada, pueden tener problemas de salud en el futuro.
Bebé prematuro ingresado en una unidad de cuidados intensivos neonatales

Una correcta evaluación del dolor es fundamental para un buen tratamiento y evitar posibles complicaciones.

30 de Septiembre de 2015

Los bebés prematuros que necesitan permanecer ingresados en las unidades de cuidados intensivos neonatales se exponen a sentir dolor, lo que puede causarles problemas de salud en el futuro, pese a lo cual alrededor de la mitad de ellos no son evaluados o no reciben ninguna terapia que alivie este sufrimiento, según destaca un estudio europeo que se ha publicado en The Lancet Respiratory Medicine.

Observando la expresión facial del bebé, su respiración y su ritmo cardiaco, se puede hacer una estimación de la cantidad de analgesia que necesita

La investigación, en la que se ha analizado a 6.700 bebés prematuros ingresados en 243 unidades de cuidados intensivos neonatales de 18 países, ha mostrado que no se evaluó el dolor de más de la mitad de estos niños, y al 20% de ellos no se le administró ningún tipo de analgésico, aunque es probable que muchos lo necesitaran en algún momento.

Como ha explicado Mats Eriksson, enfermera especialista en cuidados intensivos e investigadora en ciencia médica, que ha participado en el estudio, no se puede administrar sedación o un tratamiento para el dolor sin evaluar primero a estos niños, porque una correcta evaluación del dolor es fundamental para un buen tratamiento y para evitar posibles complicaciones.

Según Eriksson, observando la expresión facial del bebé, su respiración y su ritmo cardiaco, se puede hacer una estimación de la cantidad de analgesia que necesita, y también existen otros métodos alternativos a los medicamentos para aliviar el dolor, como administrarles una solución de sacarosa, o el contacto piel con piel con uno de sus padres.

Los recién nacidos que experimentan gran cantidad de dolor pueden volverse más sensibles al dolor en la edad adulta, o incluso desarrollar problemas de atención y concentración como el TDAH, por ello los investigadores que han realizado este estudio advierten de la importancia de evaluar a estos pequeños y encontrar el equilibrio entre la analgesia y los sedantes que necesitan para prevenir futuros problemas de salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''