PUBLICIDAD

Bebés y niños
¿Por qué mi bebé no coge peso?
El peso del bebé es motivo de preocupación para los padres. Te explicamos a qué ritmo debe ganar peso tu pequeño y qué problemas pueden afectar a su alimentación, y te enseñamos cómo prevenirlos.
Escrito por Dra. María Teresa Romero Rubio, Pediatra

¿Qué problemas con la lactancia pueden afectar al peso del bebé?

Normalmente el bebé empieza a ganar peso a partir del tercer o cuarto día de vida, recuperando el peso que tenía al nacimiento a la semana o dos semanas de vida. Si en el control de salud que se hace a los 15 días de vida el recién nacido todavía no ha recuperado el peso al nacimiento, habrá que indagar las posibles causas con el objetivo de descubrir qué problemas con la lactancia pueden estar afectando al peso del bebé. Para ello habrá que revisar la técnica de lactancia:

  • Comprobar si la succión es adecuada: para ello el bebé tiene que mamar con ambos labios evertidos (“como un pez”), no cogiendo sólo el pezón sino también parte de la areola, y apoyando la mandíbula en el pecho. Los talleres de lactancia materna, que suelen estar organizados por matronas, son un apoyo excelente para resolver estos problemas iniciales en la lactancia.
  • Revisar el horario de lactancia: hay que desterrar ese falso mito de “20 minutos en cada pecho, cada 3 horas”. La lactancia materna es siempre a demanda, sean 12, 15 o 20 tomas diarias. El intentar imponer un horario a la lactancia es sinónimo de fracaso asegurado.
  • Evitar tetinas, chupetes, sueros glucosados, manzanillas, o cualquier otra cosa que por su textura o sabor pueda confundir al recién nacido. El chupete no está recomendado hasta que la lactancia materna no está plenamente instaurada.

Además de los problemas meramente “técnicos” también hay algunas patologías de la madre o el bebé, menos frecuentes, que pueden dificultar inicialmente la lactancia:

En cualquier caso, la principal medida para estimular la producción de leche de la madre es poner al bebé con frecuencia al pecho. Es la ley de la oferta y la demanda: a más estímulo, más producción. Además, es fundamental que madre y bebé estén lo menos separados posible, incluso aunque el nacimiento haya sido por cesárea, y favorecer el contacto piel con piel y la lactancia materna precoz, en el paritorio y nada más nacer.

Actualizado: 14 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD