PUBLICIDAD

Cómo eliminar un tatuaje

Actualmente ya es posible eliminar tatuajes y micropigmentaciones sin lesionar la piel, gracias a técnicas láser especiales indicadas para ello, pero es un proceso que lleva tiempo y debe ser realizado por expertos.
Cómo eliminar un tatuaje

Las técnicas láser son el método más seguro y eficaz para eliminar tatuajes sin dejar huella.

El deseo de lucir un tatuaje se convierte en un problema para muchas personas que después de grabar sobre su piel figuras, nombres, frases, o cualquier otro motivo decorativo, deciden eliminarlo por razones personales, sentimentales, profesionales… Es el caso de los que se tatuaron el nombre de la persona amada y con el tiempo llegó el desamor, el de aquellos cuyo trabajo les impide llevar un tatuaje en una zona visible de su anatomía, e incluso el de algunos cuyos gustos o estilo de vida han cambiado.

Más de un 60% de las personas que lucen un tatuaje se arrepiente de habérselo hecho, según datos de la Sociedad Española de Medicina Estética

De hecho, diversos estudios sociológicos señalan que seis de cada diez personas que se hacen un tatuaje se arrepienten de ello en algún momento de su vida. Las opciones que existían antes para eliminar un tatuaje –y que iban desde camuflarlo con otro dibujo, hasta realizar una intervención quirúrgica que precisaba injertos y la reconstrucción de la zona afectada– eran poco eficaces y dejaban cicatrices.

Por suerte para los arrepentidos, en la actualidad es posible eliminar prácticamente cualquier tatuaje sin dañar la piel gracias a las modernas técnicas láser. Dependiendo del tipo de tatuaje y de tinta, de los colores con los que se ha realizado (los negros son más fáciles de quitar que los rojos o azules), de su extensión y profundidad, y de la zona donde se encuentre y cómo sea la piel del paciente, se utilizan diferentes láseres especialmente indicados para eliminar tatuajes, como los Q-Switched, y varía también el número de sesiones necesarias para conseguir el resultado deseado. 

Proceso para eliminar un tatuaje

Eliminar tatuajes y micropigmentaciones sin lesionar la piel ni dejar marcas, es un proceso lento y costoso que debe ser realizado por expertos para evitar quemaduras u otras complicaciones. Generalmente son necesarias entre cinco y diez sesiones de láser (con un precio de entre 200 € y 500 € cada una), y hay que dejar pasar un tiempo (alrededor de tres meses) entre sesión y sesión.

El disparo del láser disgrega las partículas de tinta para que puedan ser reabsorbidas y eliminadas por el organismo

El procedimiento comienza con la aplicación de anestesia tópica y una crema oclusiva antibiótica, que también se debe aplicar al día siguiente, y que sirve para prevenir el riesgo de infección. El láser emite un pulso muy corto que se efectúa directamente sobre el pigmento y no daña la piel que lo circunda. El disparo del láser disgrega las partículas de tinta para que puedan ser reabsorbidas y eliminadas por el organismo.

Cada sesión puede durar entre dos y diez minutos, según el tamaño del tatuaje, y al finalizar se cubre la zona intervenida con un apósito durante dos o tres días. Durante unos meses la piel del área tratada se encuentra más sensible y no puede exponerse al sol, por ello es recomendable elegir los meses más fríos del año para someterse a este procedimiento y proteger siempre la zona tratada de los rayos del sol cubriéndola con ropa o una gasa, hasta que la piel se regenere por completo.

Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Tres
millones de personas en España padecen dolor neuropático
'Fuente: 'Sociedad Española de Neurología''

PUBLICIDAD