PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Ciguatera
La ciguatera es una intoxicación alimentaria que se debe al consumo de pescado contaminado con una toxina presente en un alga microscópica, que se está extendiendo, por lo que ya hay afectados fuera de las zonas endémicas.
Escrito por Beatriz Robles, Consultora experta en seguridad alimentaria

Prevención de la intoxicación por ciguatera

El consumidor no tiene muchas herramientas para poder prevenir la intoxicación por ciguatera. El problema es que no hay forma de saber si un pescado está contaminado. Ni la microalga ni sus toxinas producen ningún cambio apreciable en las partes comestibles de los peces. No hay cambios de olor, color o sabor, ni signo alguno de putrefacción que dé pistas de que el pescado puede producir una intoxicación alimentaria.

Otras algas microscópicas que pueden causar intoxicaciones por consumo de marisco son fáciles de detectar, porque al proliferar colorean el mar y son visibles en lo que se conoce como 'mareas rojas'. Cuando ocurre este fenómeno la extracción de marisco se prohíbe para evitar el consumo de marisco contaminado.

Sin embargo, en el caso de Gambierdiscus toxicus ni siquiera hay indicadores ambientales que puedan alertar de su presencia en las aguas de donde se extrae el pescado. En las zonas endémicas se empleaban tradicionalmente técnicas para detectarla (como la decoloración de alambres de cobre o el rechazo de moscas) pero, por supuesto, están desechadas porque no hay ninguna evidencia de que funcionen.

Además, la presencia de ciguatoxina en el pescado no se debe a malas prácticas (como una temperatura de almacenamiento inadecuada, o la mala higiene en el procesado), y no es posible evitarla por mucho que se extreme el cuidado en el transporte, manipulación, o procesado de los alimentos.

Este tóxico tampoco se destruye con el tratamiento térmico, la congelación, ni el salado o marinado, y la única forma de prevenir la intoxicación es evitando consumir pescados contaminados, aunque puede ser útil:

  1. Evitar las especies de pescado que se han relacionado con intoxicación por ciguatoxina: morena, barracuda, pez limón, pez gato, caballa, mero, pez espada… El Proyecto Eurocigua ha elaborado una lista completa.
  2. Evitar los pescados de mayor tamaño: cuanto más arriba estén en la cadena alimentaria mayor concentración de ciguatoxina.
  3. No comer las partes del pescado donde más se acumula la toxina (cabeza y órganos internos).
  4. Evitar los pescados procedentes de zonas endémicas (y no consumirlos cuando se viaje a esas áreas).

¿Debemos preocuparnos los consumidores por la ciguatera?

No, en absoluto. A pesar de que haya habido brotes en nuestro país, no se puede considerar que la intoxicación por ciguatera sea un riesgo importante.

Por un lado, porque los síntomas de la intoxicación no son graves, y el contagio solo puede darse esporádicamente por transmisión sexual y a través de la placenta (sin afectar al desarrollo del feto).

Y, fundamentalmente, porque el número de casos no es alarmante. Para ponerlo en contexto, según los últimos datos del Sistema de Información Microbiológica, en 2015 se declararon 9.562 casos de campilobacteriosis y 5.215 de salmonelosis, las enfermedades de transmisión alimentaria más frecuentes, por lo que la detección de 111 casos de ciguatera desde 2008 supone que la intoxicación en nuestro país es puramente anecdótica.

Actualizado: 12 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Beatriz Robles

Consultora experta en seguridad alimentaria
Beatriz Robles

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD