PUBLICIDAD

Enfermedad del gusano del corazón
La dirofilariosis canina o gusano del corazón es una enfermedad parasitaria que afecta a los pulmones y el corazón de los perros. Conoce sus síntomas y tratamiento, y cómo puedes evitar el contagio de tu mascota.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad del gusano del corazón

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad del gusano del corazón

La dirofilariosis canina o gusano del corazón es una enfermedad de los perros que puede tornarse grave y mortal si no se detecta y trata a tiempo. Aunque su nombre sugiere sintomatología cardíaca, el fallo del corazón solo se produce en los casos avanzados, y en realidad es una enfermedad esencialmente pulmonar, ya que la localización de los gusanos adultos son las arterias pulmonares.

Hay que tener en cuenta que es una patología de evolución crónica; los perros pueden mantenerse asintomáticos durante meses o años, dependiendo de la carga parasitaria, la susceptibilidad individual y el nivel de ejercicio diario –el daño arterial suele ser más grave si el animal realiza ejercicio intenso.                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Síntomas de la dirofilariosis canina

Los signos clínicos de la dirofilariosis se desarrollan gradualmente y están causados por la invasión de las arterias pulmonares y el ventrículo derecho por vermes adultos. Es cierto que algunos síntomas pueden observarse en otras enfermedades cardiopulmonares, como la neumonía o la insuficiencia cardíaca, pero la infestación por gusano del corazón debe incluirse en el diagnóstico diferencial, especialmente en zonas geográficas endémicas.

Los síntomas iniciales que presenta la mascota con dirofilariosis son:

  • Tos crónica.
  • Disnea (dificultad respiratoria) de moderada a grave.
  • Síncopes tras ejercicio o excitación.

Los síntomas avanzados del gusano del corazón en perros son:

  • Síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva: ascitis, edema vascular, anorexia, pérdida de peso, deshidratación
  • Soplos cardíacos y arritmias (fibrilación auriculoventricular).                 
  • Tromboembolismo por muerte de gusanos: ocasiona disnea y hemoptisis.
  • Hipertensión pulmonar (síndrome de vena cava) durante la migración de gusanos de la arteria pulmonar al ventrículo derecho: genera disnea, soplos, hemólisis, hemoglobinuria (orina oscura) y muerte.
  • Muerte por insuficiencia respiratoria grave o emaciación progresiva (pérdida patológica de peso).

Cómo detectar el gusano del corazón en tu perro

Los perros con gusano del corazón pueden permanecer mucho tiempo asintomáticos, pero durante ese periodo se pueden detectar microfilarias circulantes en sangre o antígenos de Dirofilaria immitis adulta, de manera que se pueda iniciar un tratamiento efectivo lo antes posible. El diagnóstico de la dirofilariosis canina se realiza mediante:

  1. Observación directa de microfilarias: se toma una muestra de sangre y se realiza un frotis sanguíneo para observar directamente al microscopio las microfilarias. Previamente, se pueden filtrar o concentrar las microfilarias para detectarlas más fácilmente. Un resultado negativo no descarta la infección, ya que un 30 % de los perros infectados con vermes adultos no presentan microfilarias. Por eso, se debe complementar con otras técnicas de laboratorio.
  2. Detección de antígenos de Dirofilaria immitis: mediante ensayos ELISA o inmunocromatográficos (test rápidos), se puede detectar en sangre la presencia de adultos de dirofilaria. El resultado puede ser negativo si no se ha cumplido el periodo de incubación (6-8 meses tras la infección).
  3. Diagnóstico por imagen: en los estadíos avanzados de la enfermedad, es posible observar cambios en los pulmones y el corazón mediante radiografía. Las arritmias cardiacas se detectan mediante electrocardiografía. Las anomalías en el interior del corazón, e incluso los vermes adultos, pueden llegar a visualizarse gracias a la ecocardiografía.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD