PUBLICIDAD

FLUTD: enfermedad del tracto urinario inferior felino
La enfermedad del tracto urinario inferior felino o FLUTD agrupa varias dolencias, con síntomas similares, que afectan a los gatos. Conoce sus características y tratamiento, y qué debes hacer para evitar recidivas.
Escrito por María Bayón Piedrabuena, Veterinaria clínica de pequeños animales

Tratamiento del FLUTD en los gatos y prevención

Gato sin estrés y descansando para prevenir la enfermedad de FLUTD

Es importante jugar e interactuar con el gato cada día y evitar factores estresantes.

El tratamiento del FLUTD o síndrome urológico felino es diferente dependiendo de la causa que lo haya provocado, aunque siempre tiene como objetivo que el gato recupere su bienestar y su calidad de vida. En algunos casos, como ocurre con una neoplasia, no es posible prevenir la enfermedad, y lo importante es detectarla a tiempo, pero en otros animales sí se pueden reducir los factores de riesgo y prevenir recidivas siguiendo unas sencillas pautas.

Tratamiento y prevención de la cistitis idiopática felina

La cistitis idiopática es la forma más frecuente de enfermedad del tracto urinario inferior felino. No tiene cura, por lo que el objetivo del tratamiento será disminuir la gravedad de los signos clínicos y prevenir las recaídas. Dado que el principal factor predisponente es el estrés, es primordial seguir unas pautas para reducirlo.

Los gatos domésticos deben cubrir sus necesidades básicas: disponer de bebederos, alimento, zonas donde descansar o esconderse, lugares donde afilar sus uñas o trepar (rascadores), y un arenero para hacer sus necesidades en una zona tranquila.

También es importante jugar e interactuar con el gato diariamente, y evitar factores estresantes como ruidos, cambios bruscos en su dieta o la introducción de nuevas mascotas sin realizar un protocolo de reintroducción adecuado. Un veterinario especialista en comportamiento felino puede ayudarte a resolver conflictos y reducir el estrés de tu felino. La colocación de difusores con feromona facial felina puede ser de gran ayuda para reducir la ansiedad.

Niño jugando con su gato
Interactuar con nuestro gato y mantener un nivel de estrés mínimo es un factor importante para prevenir la enfermedad del tracto urinario en nuestro felino.

Por otro lado, está demostrado que el incremento de la ingesta de agua ayuda a reducir la incidencia de cistitis idiopática, ya que favorece la eliminación de detritos y disminuye el dolor de la vejiga. Para ello, podemos introducir poco a poco una dieta húmeda, a base de latas o sobres, colocar fuentes para gatos, o dejarle beber del lavabo de vez en cuando si le gusta.

La suplementación con glucosaminoglicanos es útil para reparar la mucosa dañada del interior de la vejiga. Para paliar el dolor en episodios agudos, se puede recurrir al uso de antiinflamatorios específicos para gatos. Los antibióticos solo se utilizan en caso de infección confirmada. Si se produce una obstrucción, derivada de la formación de un tapón uretral inflamatorio, debe tratarse de manera específica.

Tratamiento de la urolitiasis, neoplasias e infecciones del tracto urinario

La urolitiasis o formación de cálculos urinarios es otra causa de FLUTD felino. Algunos cálculos y cristales podrán disolverse con dietas específicas, con un contenido mineral equilibrado, y que mantengan un pH adecuado de la orina, pero otros deberán ser extraídos quirúrgicamente.

Las neoplasias del tracto urinario deben biopsiarse para aplicar el tratamiento óptimo, que normalmente consiste en la extirpación quirúrgica y quimioterapia. Los antibióticos deben reservarse para los casos de infección urinaria confirmada mediante un cultivo de orina.

Tratamiento del gato con FLUTD obstructivo y prevención

La obstrucción uretral es una situación de emergencia, por lo que es vital reconocer sus síntomas y acudir al veterinario cuanto antes. Antes de proceder a la desobstrucción, tu veterinario realizará analíticas y aportará fluidoterapia intravenosa y electrolitos en función de los resultados. Posteriormente, es probable que el animal requiera sedación para aliviar la obstrucción mediante sondaje uretral.

Este especialista también aplicará un tratamiento analgésico y antiespasmódico, ya que las contracciones o espasmos de la uretra son dolorosos. Muchas veces será necesario hospitalizar a la mascota para controlar más de cerca su evolución y aplicar los tratamientos necesarios. En algunos casos, hay que mantener la sonda uretral durante unos días para evitar recaídas.

La prevención de las obstrucciones va a depender de su causa, estando enfocada a la reducción del estrés en el felino, el incremento de la ingesta de agua, y el aporte de glucosaminoglicanos en caso de cistitis idiopática, así como al uso de una dieta con un contenido mineral equilibrado en el caso de los cristales o cálculos.

Actualizado: 21 de Febrero de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD