PUBLICIDAD

Noticias Mente y emociones

El desempleo deteriora la salud y acorta la vida

Estar desempleado deteriora la salud y aumenta el riesgo de muerte, y la tasa de mortalidad entre las personas que están en el paro es tres veces mayor a la de la población que trabaja, según un estudio.
Hombre al que han despedido con gesto preocupado

Los desempleados tienen más probabilidades de sufrir depresión.

13 de Abril de 2015

Estar desempleado es un factor de riesgo de muerte y, de hecho, la tasa de mortalidad entre las personas que se encuentran en el paro es tres veces mayor a la de la población trabajadora, según ha descubierto un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional francés de Salud e Investigación Médica (Inserm) entre 1995 y 2007.

De acuerdo con las conclusiones del trabajo,que se ha publicado en International Archives of Occupational and Enviromental Health (Archivos Internacionales sobre Ocupación y Salud Medioambiental), solo en Francia, cada año mueren entre 10.000 y 20.000 personas desempleadas, lo que supone cinco veces más fallecidos que los causados por accidentes de tráfico.

Durante los doce años que duró el estudio, los investigadores analizaron la salud –especialmente la cardiovascular– de 6.000 personas de entre 35 y 64 años de edad. Observaron que las que se encontraban en el paro tendían a adoptar estilos de vida poco saludables y, como señala Pierre Meneton, experto del Inserm, solían consumir más alcohol y más calorías, comer menos fruta y verdura, fumar más y dormir peor.

El estudio reveló que los parados tendían a adoptar estilos de vida poco saludables, solían consumir más alcohol y más calorías, comer menos fruta y verdura, fumar más y dormir peor

Además, los desempleados eran más sedentarios y tenían más probabilidades de sufrir depresión, a lo que se añade que la falta de ingresos limitaba su acceso a la atención sanitaria. Este conjunto de factores adversos incrementa el riesgo de las personas en paro a desarrollar enfermedades crónicas, trastornos cardiovasculares y cáncer, según han revelado los resultados de la investigación.

Pierre Meneton ha explicado que los efectos negativos del desempleo sobre la salud se refieren exclusivamente a los parados que desean trabajar, ya que los jubilados o las personas inactivas por decisión propia no se ven afectadas por estos problemas. Diversos estudios han comprobado también que no tener trabajo es una de las causas que pueden aumentar el riesgo de suicidio, por lo que los expertos instan a las autoridades para que se establezcan programas de prevención sanitaria destinados a los parados.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''