Los dientes de leche podrían ayudar a predecir problemas mentales

El grosor de las marcas de crecimiento en los dientes de leche puede ayudar a identificar a los niños que han estado expuestos a la adversidad y tienen más riesgo de depresión y otros problemas de salud mental en el futuro.
Escrito por: Eva Salabert

12/11/2021

Dientes de leche predicen problema mental

Sufrir eventos adversos o traumáticos durante los primeros años de vida es un factor de riesgo para desarrollar problemas psicológicos más adelante, por lo que identificar a los niños que hubieran estado expuestos a este tipo de situaciones permitiría hacerles un seguimiento, e incluso ofrecerles terapias preventivas en caso necesario. Ahora, un nuevo estudio ha descubierto que ciertas características de los dientes de leche podrían ayudar a saber si un niño tiene más riesgo de padecer depresión u otros trastornos mentales en el futuro.

La investigación ha sido liderada por científicos del Hospital General de Massachusetts (MGH), y tuvo su origen hace unos años cuando Erin C. Dunn, la autora principal, que es epidemióloga social y psiquiátrica e investigadora de la Unidad de Genética Psiquiátrica y del Neurodesarrollo del MGH, conoció trabajos en el ámbito de la antropología que podían contribuir a resolver un problema con el que se había encontrado en su propia investigación.

PUBLICIDAD

Ella había comprobado que las experiencias adversas durante la infancia eran responsables de hasta una tercera parte de todos los problemas de salud mental y sus estudios se centraban en el momento en que se producían estas situaciones y en averiguar si existen periodos especialmente sensibles durante el desarrollo de un niño en los que estar expuesto a la adversidad puede resultar más perjudicial.

“Los dientes crean un registro permanente de diferentes tipos de experiencias de vida”

El reto para Dunn y otros investigadores sobre el tema es que no disponen de herramientas verdaderamente efectivas para evaluar la exposición infantil a la adversidad, ya que la información que se obtiene preguntando a sus padres, por ejemplo, puede incluir sesgos porque la memoria no sea buena o sean reacios a compartir recuerdos dolorosos. “Eso es un obstáculo para este campo” afirma la experta.

PUBLICIDAD

Estudiar los dientes para conocer el riesgo de trastorno mental

Dunn sabía que durante años los antropólogos han estudiado los dientes de personas fallecidas mucho tiempo atrás para conocer cómo eran sus vidas, y eso le dio la idea de estudiarlos ella también porque, como dice: “Los dientes crean un registro permanente de diferentes tipos de experiencias de vida”. La exposición a factores que causan estrés físico, como una alimentación inadecuada o una enfermedad puede influir en la formación del esmalte dental y que aparezcan líneas de crecimiento pronunciadas dentro de los dientes, que se conocen como líneas de estrés y que se asemejan a los anillos que aparecen en los árboles e indican su edad.

Al igual que puede variar el grosor de los anillos de crecimiento de los árboles dependiendo del clima que lo rodea mientras se forma, también las líneas de crecimiento de los dientes infantiles pueden variar en función de su entorno y de las experiencias que tiene mientras permanece en el útero materno y durante la etapa en la que se están formando los dientes. Se cree que estas líneas de crecimiento son más gruesas cuando las condiciones de vida del pequeño son más estresantes.

PUBLICIDAD

La hipótesis de la que partía Dunn era que el ancho de una variedad en concreto, denominada línea neonatal (NNL), podría servir como indicador de si la madre de un bebé experimentó elevados niveles de estrés psicológico durante el embarazo (momento en el que los dientes ya se están formando) y en las primeras etapas tras el nacimiento. Los autores del estudio analizaron 70 dientes temporales procedentes de 70 niños que participaban en el Estudio Longitudinal de Padres e Hijos de Avon (ALSPAC) en el Reino Unido.

Los hijos de mujeres con antecedentes de depresión grave o ansiedad en la semana 32 de embarazo tenían más probabilidades de tener una línea neonatal más gruesa

Los dientes temporales donados eran los que se conocen como caninos (dientes puntiagudos a cada lado de la parte frontal de la boca) y habían caído de forma natural de la boca de niños de cinco a siete años. Se utilizaron microscopios para medir el ancho del NNL, y durante la gestación y poco después del nacimiento de sus hijos las madres contestaron a cuestionarios en las que les preguntaban sobre cuatro factores que se sabe que afectan el desarrollo infantil: situaciones estresantes en el embarazo, antecedentes maternos de problemas psicológicos, aspectos sobre el vecindario en el que residían (por ejemplo, si había pobreza o inseguridad) y nivel de apoyo social.

Los investigadores identificaron varios patrones que confirmaban la hipótesis. Los hijos de mujeres con antecedentes de depresión grave o ansiedad en la semana 32 de embarazo tenían más probabilidades de tener NNL más gruesos, mientras que los niños cuyas madres habían recibido un significativo apoyo social poco después de su nacimiento eran más propensos a tener NNL más delgados. En ambos casos las tendencias se mantuvieron tras evaluar otros factores que afectan al ancho del NNL, como los suplementos de hierro en el embarazo, la edad gestacional (tiempo transcurrido entre la concepción y el alumbramiento) y la obesidad de la madre.

Dunn ha explicado que aunque se desconoce las causas de la formación de NNL, es posible que una madre con ansiedad o depresión pueda producir más cortisol, la “hormona del estrés”, que interfiere con las células que crean el esmalte dental. Otra posible razón de ello es la inflamación sistémica, según, la investigadora, que tiene la intención de estudiar cómo se forma el NNL. Ella opina que si los resultados de esta investigación, que se han publicado en JAMA Network, se pueden replicar en un estudio más amplio, la NNL y otras marcas de crecimiento de los dientes podrían emplearse en el futuro para identificar a los niños que han sufrido adversidades al inicio de su vida lo que permitiría realizar intervenciones para poder “prevenir la aparición de trastornos de salud mental y hacerlo lo antes posible en la vida”.

Actualizado: 12 de noviembre de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD