PUBLICIDAD

Algunos materiales de suelos y sofás pueden ser tóxicos para los niños

Un estudio ha demostrado que los niños acumulan en el organismo los tóxicos que se encuentran en suelos de vinilo o en los materiales ignífugos de los sofás de los hogares, con el riesgo para su salud que esto supone.
Escrito por: Natalia Castejón

19/02/2019

Bebé en el suelo

Algunos materiales que actúan como retardantes en caso de incendio y se emplean para fabricar ciertos suelos vinílicos y las espumas de los sofás podrían poner en riesgo la salud de los más pequeños de la casa, tal como muestra un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Duke (Estados Unidos) cuyos resultados se han presentado en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS) que se ha celebrado el domingo 17 de febrero en Washington (EE.UU.).

Para realizar la investigación se han analizado la orina y la sangre de 203 niños pertenecientes a 190 familias, y se han tomado muestras del polvo y del aire de sus hogares, así como de las espumas de los sofás para poder conocer a qué elementos tóxicos estaban expuestos.

Tóxicos en sofás, suelos y productos electrónicos

Los resultados revelaron que en las muestras analizadas había 44 biomarcadores de exposición a ftalatos, retardantes de llama bromados, fenoles, ésteres organofosforados, parabenos, sustancias perfluoroalquiladas, polifluoroalquiladas (PFAS) y agentes antibacterianos, y todos ellos podrían llegar a causar problemas de salud si se está expuesto durante un largo periodo de tiempo, según el trabajo.

En la orina de los niños se encontraron niveles elevados de bencil butil ftalato, un metabolito relacionado con irritaciones en la piel y trastornos respiratorios y reproductivos

Además, se ha observado que los niños que vivían en casas en las que había sofás hechos con materiales ignífugos con éter difenílico polibromado (PBDE) tenían una concentración en sangre de este compuesto seis veces mayor que los que no estaban en contacto con este tipo de productos. Esta exposición se ha asociado en pruebas de laboratorio a problemas en el desarrollo neurológico, trastornos endocrinos, obesidad, cáncer y otras enfermedades.

Según los investigadores, los suelos de vinilo también podrían contener metabolito bencil butil ftalato, que se ha relacionado con irritaciones en la piel, mieloma múltiple, y trastornos respiratorios y reproductivos. Este compuesto se encontró en la orina de los niños en concentraciones 15 veces mayores que los que tenían otro tipo de suelos en sus viviendas.

Heather Stapleton, principal autora del estudio, ha advertido del riesgo de los compuestos orgánicos semivolátiles (SVOC), que se encontraron en cantidades dañinas en los niños analizados y que forman parte de numerosos muebles, productos electrónicos y materiales de construcción de los hogares, pues los niños son los que pasan más tiempo en casa y los que están más expuestos a estos materiales que ponen en riesgo su salud.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD